Preview Arboria: un frustrante roguelike visto decenas de veces


Arboria es un roguelike 3D en tercera persona desarrollado por Dreamplant. Con una impronta muy similar al Dark Souls, nos invita a sumergirnos en un mundo de mazmorras donde moriremos una y otra vez.

Arboria esta actualmente en acceso anticipado en Steam.

Un troll en las mazmorras

En un comienzo nos pondremos en la piel de Gobbok, un yotun (una suerte de troll-guerrero), que tiene como misión curar al Árbol Progenitor, la fuente que les brinda la vida a esta especie de tribu. Acompañado de un hada, comenzará a explorar mazmorras en busca de las raíces dañadas de este árbol. Durante la misión se encuentra con el cuerpo sin vida de otro yotun, que tiene un extraño sombrero. Sin darle vueltas al asunto, Gobbok decide colocarse dicho artefacto. Mala idea: inmediatamente se vuelve loco.

Es así que finalmente este guerrero pasa ahora a ser el principal antagonista de esta historia. Para evitar la extinción de estos trolls, se convoca a otros yotunz para curar las raíces dañadas del Árbol Progenitor y  acabar con el ahora malvado Gobbok.

Morir una y otra, y otra, y otra, vez

El objetivo principal del juego es curar las raíces del Árbol Progenitor. Para ello debemos adentrarnos en mazmorras plagadas de enemigos que amenazarán constantemente con acabar con nuestra vida. Para curar las ramas en cuestión debemos hacer algo tan simple como activarlas. Eso sí, al hacerlo, instantemente nos veremos rodeados por una horda de enemigos.

En caso de morir (algo que pasará constantemente, sobre todo al principio) perderemos todo el progreso que hayamos conseguido en la partida. A la hora de crear un nuevo yotun (e iniciar todo desde cero, incluso las cinemáticas interminables), podremos donar unos recursos obtenidos en la partida a los dioses, lo que nos dará la posibilidad de tener mejores estadísticas en el próximo personaje.

Los personajes son generados al azar, así que básicamente cada partida estará librada a la suerte. La diversidad de yotunz es bastante limitada y usualmente podremos seleccionar entre dos opciones: un personaje ve todo borroso u otro que no percibe los colores. La fuerza y la salud de cada uno de estos también dependerán del destino.

Otro punto que también quedará librado al azar es la posibilidad de encontrar armas durante la partida. Estas armas nos darán poderes especiales para poder hacerles frente a nuestros enemigos. Si tenemos suerte también encontraremos armaduras y lugares donde podremos regenerar nuestra vida.

Si bien todo esto suena simple, hay un ¿pequeño? problema: la falta de explicación. Somos lanzados en este mundo sin saber nada más que algún que otro movimiento básico. Dependerá pura y exclusivamente de nosotros comprender qué utilidad tiene cada cosa que se nos muestra en el mapa.

Poca variedad de escenarios, enemigos y guerreros

El diseño de los niveles es uno de los principales problemas que enfrenta el Arboria en su aspecto gráfico (y también hablando en general). Las habitaciones a las que nos adentramos se sienten particularmente similares entre sí. Llega un punto en el que, pasadas varias partidas, se siente como si estuviésemos dando vueltas sobre el mismo lugar una y otra vez, haciendo que la experiencia dentro de las mazmorras se torne reiterativa.

Esta problemática también se traslada al diseño de yotunz y de enemigos. La cantidad de ambos, sobretodo de estos últimos, es limitada. SI bien existe una variedad de yotunz para elegir, físicamente se siente similares entre sí. La diferencia principal persiste en el entorno en que nos sumergirá cada uno de nuestros guerreros.

En lo que respecta al aspecto sonoro, la falta de voces tampoco ayuda a mejorar la experiencia. Al revivir quedamos ante una cinemática infinita (que por suerte se puede saltear) donde los personajes hablan y hablan pero sólo se escucha un sonido efímero. Como si fuese poco, la tipografía elegida tampoco mejora la situación: los textos no logran leerse con claridad.

Conclusión

Si bien hay que tener presente que todavía es un juego que se encuentra en desarrollo, por el momento Arboria no nos brinda ninguna experiencia novedosa en ninguno de sus aspectos: nos sumerge en un mundo de mazmorras visto decenas de veces.

Para aquellos que no estén familiarizados con el roguelike resultará una experiencia frustrante. Para los más fanáticos de este género la situación no mejora: la experiencia se vuelve reiterativa con el correr de las partidas.

Yaki Nozdrin

Periodista y crítica de cine. Aficionada de los videojuegos. Siempre del lado Riquelme de la vida. Podría ver los capítulos de Friends en un bucle infinito y no aburrirme nunca. PD: El Centro de Desarrollo desearía recordarle que el cubo de compañía no puede hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s