Primeras impresiones de Bartlow’s Dread Machine


Bartlow’s Dread Machine es un twin stick shooter ambientado en los inicios de la era de la electricidad. Se puede jugar en solitario o a pantalla compartida con un amigo.

Bartlow’s Dread Machine por el momento se encuentra en acceso anticipado en Steam. También saldrá a la venta para Play Station 4.

En rescate de Theodore Roosevelt

Bartlow’s Dread Machine nos transporta a los inicios de la era de la electricidad. El vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, fue secuestrado por un extraño sujeto. Nuestro objetivo es claramente rescatar al mandatario. Para ello iniciaremos un recorrido por las calles de Nueva York, las Grandes Llanuras y San Francisco (al menos por el momento).

Por el momento, el juego cuenta con tres “mundos” para recorrer, cada uno de ellos compuesto de cuatro capítulos. Se espera que en el transcurso de este mes, se añada un nuevo mundo (es decir, una nueva locación dentro de esta historia).

Si bien todavía no se encuentra completo, lo disponible hasta el momento le da una suerte de cierre a la historia general (al menos al punto que se nos plantea en un comienzo).

Moviéndonos entre rieles

Bartlow’s Dread Machine es un twin stick shooter, por lo que no debemos hacer más que movernos, apuntar y disparar. Claro que no es tan sencillo como suena. Al principio, estas funciones “básicas” resultan caóticas una vez que ingresamos en un nivel y debemos concentrarnos no sólo en liquidar a nuestros enemigos, sino esquivar sus ataques y, casi lo más complicado: movernos.

Algo tan básico como el desplazamiento está limitado. No podremos movernos por el mapa como se nos antoje. Nuestro personaje sólo se podrá desplazar entre rieles, lo que añade una dificultad extra a esta experiencia.

El personaje que utilicemos cuenta con tres vidas, cada una de ellas con una cantidad limitada de focos de luz (corazones). A lo largo del mapa contaremos con puntos en los cuales podremos recuperar nuestra salud. También habrá lugares para recargar las armas y check points.

A medida que vayamos matando a los enemigos iremos recolectando plata que luego nos servirá para comprar diversos productos en una tienda. Podremos obtener desde armas, hasta elementos para mejorar nuestra salud o movilidad. También hay disponibles productos estéticos, como gorros, chalecos y pantalones.

Bartlow’s Dread Machine se puede jugar en solitario o con un amigo a pantalla compartida. Jugarlo solos o acompañados no representa ningún cambio en cuanto a la jugabilidad en sí, todo se mantendrá exactamente igual.

Una película muda de cowboys

Bartlow’s Dread Machine nos rememora a una película de cowboys en su aspecto visual. Las texturas de los personajes (y del ambiente en general) son sencillas pero detalladas. Los enemigos presentan diferencias claras entre sí, lo cual permite identificarlos al instante y saber cómo proceder para atacar a cada uno de ellos. La variedad en sus locaciones ayuda a quitarle la sensación de reiterativo.

En cuanto a su aspecto sonoro, Bartlow’s Dread Machine nos sumerge, por momentos (en los diálogos entre los personajes), en una película de cine mudo. La música general del juego es dinámica y se acopla de manera eficaz con lo que se nos muestra en pantalla.

REQUISITOS DEL SISTEMA
MÍNIMO:
SO: Windows 7 – Procesador: i5-5200U 2.2 Ghz – Memoria: 4 GB de RAM – Gráficos: Nvidia GeForce GTX 660 – DirectX: Versión 10 – Almacenamiento: 5 GB de espacio disponible
RECOMENDADO:
SO: Windows 10 – Procesador: 3.2 Ghz – Memoria: 8 GB de RAM – Gráficos: Nvidia GeForce GTX 750ti
DirectX: Versión 10 – Almacenamiento: 5 GB de espacio disponible

Conclusión

Pese a todavía encontrarse en desarrollo, Bartlow’s Dread Machine no presentó errores en ninguno de sus aspectos. Si bien aún faltan tres mundos por conocer (uno de ellos previsto para este mes), por el momento resulta una experiencia entretenida y dinámica, que ofrece unas horas de juego para distenderse un rato del exterior.

Yaki Nozdrin

Periodista y crítica de cine. Aficionada de los videojuegos. Siempre del lado Riquelme de la vida. Podría ver los capítulos de Friends en un bucle infinito y no aburrirme nunca. PD: El Centro de Desarrollo desearía recordarle que el cubo de compañía no puede hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s