Skully Review: Un viaje mágico a través de la naturaleza


El pasado 04 de Agosto fue el lanzamiento de Skully de Finish Line Games. El juego de plataformas llego a Steam, PS4, Xbox One y Nintendo Switch.

Probamos Skully en PS4.

Con el paso del tiempo y del avance de las generaciones del Gaming, los juegos Indie fueron allanando su camino para llegar al público. Así fueron surgiendo grandes experiencias como Journey o Limbo, entre otros.

Siempre con alguna novedad bajo el brazo, presentan algo cautivador que nos hará reflexionar y pensar en profundidad a la hora de analizarlos, tal es el caso de hoy con el llamado Skully.

Como su nombre en inglés indica, nuestro protagonista será una calavera que se encuentra en una isla donde un simpático lugareño, al mejor estilo Tom Hanks en “Náufrago”, nos hará revivir con arcilla mágica.

Se nos presentará como Terry y descubriremos que se trata de un Dios antiguo que representa al elemento Tierra y que el poder ilimitado de un objeto deseado hizo que los cuatro hermanos (Cielo, Agua y Fuego) vivan en permanente disputa.

Con el objetivo de evitar una catástrofe, nos sumergiremos en una aventura rodante donde deberemos saltar obstáculos y agarrarnos de las enredaderas para superar los límites.

Sentimientos encontrados

El misterio que propone el inicio del juego y un personaje que no emite sonido alguno genera cierta ansiedad de querer descubrir de que se trata el juego.

De entrada tendremos que optar por el estilo de juego que buscaremos aplicar, el de recolectar todas las hojas que la entrega ofrece para desbloquear cosas, o directamente alcanzar el objetivo final. Y créanme que el juego cambia totalmente según nuestra plan. El impacto visual ayuda mucho y adelanta que algo bueno nos espera, pero algunos aspectos de jugabilidad opacan un poco esas expectativas.

Los controles son muy fáciles de aprender pero nos costará acostumbrarnos a los movimientos.
Girar y saltar será nuestra forma de traslado y aunque ya de por si controlar a Skully será muy difícil, algunas respuestas adaptadas al mando generan molestias al usuario. Potenciado por una alta velocidad de manejo de momento, puede frustrar la experiencia de más de uno. Si carecemos de muchísima paciencia y concentración estamos fritos.

A medida que progresamos en el juego, encontraremos distintos personajes en los cuales nuestra agradable calavera se transformará para continuar su aventura. Sin duda alguna, dinamiza el juego y le da cierto atractivo. Pero por supuesto la dificultad irá de la mano y cada vez habrá que pensar mejor al tomar una decisión, aunque ningún nivel será imposible. Vale aclarar que no podemos tocar el agua o el fuego, ya que automáticamente nos mata, al igual que los golpes de los enemigos. Por algo hay un checkpoint atrás de otro.

Un impacto visual

Esa fue la primera reacción en contacto con Skully. Una estructura gráfica muy bien lograda, con reflejos y huellas que hacen que uno se detenga a admirar el paisaje. Otro atractivo que tiene la entrega es que los 18 niveles se desenvuelven en diferentes biomas y, quieras o no, hace que el juego sea más llevadero.

Dulce melodía

La musicalización en este estilo de juegos es indispensable ya que marcan el ritmo de juego. En Skully nos acompañará una especie de melodía pirata desde el principio que irá cambiando los ritmos según el bioma en el cual nos encontramos parados.

Al comienzo resultará muy agradable, sobre todo si la experiencia es con auriculares. Pero si un nivel se nos dificulta, la música comenzará a tornarse repetitiva y aburrida.

Conclusión

A modo de conclusión podemos decir que como juego de plataforma cumple su objetivo; ¿hay mejores? Si, sin duda que hay entregas más entretenidas, pero la prueba está superada para Skully. Un juego bien armado en lo visual, con una historia de fondo que sale de lo habitual y entretenido a la hora de superar los obstáculos.

A modo personal preferiría algún grado de dificultad mayor pero…sobre gustos no hay nada escrito.

RodroLasdica

Periodista, Beatlemaníaco, fanático del Gaming, el Deporte y el Arte. Crecí jugando Doom aunque me daba pesadillas. Me tilteo al toque. Manejé el Halcón Milenario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s