Review Disintegration: ¡Es un pájaro! ¡Es un avión! Es un… ¿graviciclo?


Disintegration es un juego tan novedoso como vertiginoso, combina shooter en primera persona con estrategia en tiempo real sin naufragar en el intento.

Disintegration esta disponible para PC, Xbox One y PlayStation 4.

Desarrollado por V1 Interactive, la nueva productora de Marcus Lehto, uno de los padres del mítico Halo. Nos trae un híbrido entre first person shooter (FPS) y real time strategy (RTS) que es raro, pero a la vez encaja. Un juego que puede ser punto de partida para un nuevo género del gaming.

La rebelión de las máquinas

En un futuro distópico, donde la humanidad se ve amenazada al borde de la extinción la única forma de resistir es evolucionar. Y la evolución viene de la mano de la integración con las máquinas.

Integrar la mente humana en un cuerpo biónico y volverse un ciborg con mejores habilidades para defenderse en un mundo hostil dominado por los Rayonne, un ejército robótico que busca la destrucción total de la humanidad.

En este mundo apocalíptico encarnaremos a Romel Shoal (¿es correcto decir que encarnaremos a un robot?), un piloto de graviciclos que comandará un pequeño grupo de forajidos cibernéticos que serán la resistencia contra el avance de los Rayonne.

Durante las misiones montaremos en este graviciclo, una especie de nave-moto acorazada y armada hasta los dientes que flota y se mueve en 3 dimensiones (recordando al viejo Forsaken de Nintendo 64). Tendremos un pequeño pelotón de rebeldes bajo nuestro mando de los que tendremos que ocuparnos y darles indicaciones de fuego y cobertura para que nos ayuden a abatir a las hordas enemigas. Es importante tener en cuenta que si nos destruyen perdemos la misión y si muere alguno de nuestros camaradas tendremos 30 segundos para recoger sus restos y devolverlos al campo de batalla o igualmente perderemos.

Los niveles son atractivos y son un reto bastante desafiante, incluso en dificultades bajas. Tenemos un amplio catálogo de enemigos y una AI bastante agresiva. Y aunque en ocasiones los niveles se vuelven largos y un poco reiterativos la experiencia vale la pena.

¡Necesito más dedos!

El sistema de combate de cualquier FPS es complejo: debemos ser precisos, apuntar bien, calcular el movimiento del rival, ocultarnos y cubrirnos del fuego enemigo, tener en cuenta qué arma llevamos y cuanta munición nos queda en el cargador.

A su vez, el sistema de combate de los juegos tipo RTS también es complejo: debemos estar atento en todo momento donde se paran nuestras tropas para evitar bajas innecesarias, cuándo debemos presionar al enemigo y cuándo retirarnos para reagruparnos.

Ahora imaginátelo todo junto al mismo tiempo… sí sí, así de difícil. Complicada como aquella relación tóxica que tenías con tu ex.

Los controles del juego son tremendamente complicados, casi todos los botones tienen más de una función y, por si fuera poco, debemos hacernos cargo de los orates que tenemos desplegados en el mapa. Los cuales hacen un apoyo de fuego considerable y tienen habilidades bastante útiles, lamentablemente son muy frágiles y suelen morir repetidamente. Además, los mapas tienden a presentarse lineales, intrincados y con lugares angostos que harán que nos trabemos y se nos dificulta más maniobrar.

El juego cuenta con un modo multiplayer que es bastante satisfactorio al inicio, pero después de un rato se vuelve repetitivo. Penosamente, el ganar en multiplayer no nos dará mucho más que la posibilidad de acceder a comprar algunos customizables, mayormente skins, que no son de mucha utilidad.

Buen desempeño

La parte gráfica es realmente buena, más teniendo en cuenta que es producido por un estudio pequeño. He leído que a algunas personas se les enlentecía la imagen al combatir contra muchos rivales en simultáneo, sin embargo, en la versión de PlayStation 4 que evaluamos en el estudio no notamos ninguna complicación de interfaz gráfica.

Los efectos de sonido son complejos y bastante bien logrados, lo más interesante del apartado sonoro son los diálogos de los personajes, los cuales tienen personalidades muy marcadas y son bastante simpáticos. El juego está enteramente hablado en inglés, pero tenemos subtítulos en español.

Conclusión

Un buen juego, basado en una buena idea y en manos de gente que sabe de juegos. Con estilo novedoso y controles muy complicados. Los niveles son lineales, muy largos y repetitivos, pero eso no hace que sea menos divertido. La campaña single player es una experiencia bastante agradable que podremos batir en menos de 20 horas y el multiplayer también es bastante decente, pero podría ser mejor. Todo lo que se ve en este juego es bueno y nuevo, sin embargo, deja la sensación que le falta una vuelta de tuerca. Le falta algo que lo haga más legendario, como el Halo. Esperemos que el tiempo nos dé la razón y que los desarrolladores le agreguen los parches de contenido necesarios para que eso suceda. El juego tiene muchísimo potencial.

Aunque tal vez el problema seamos nosotros que estemos juzgándolo muy duro, basándonos en expectativas no cumplidas de nuestros corazoncitos gamer.

Dr_Xoma

Médico a medio tiempo y gamer a tiempo completo. En mis ratos libres me gusta leer, tocar la guitarra y montar chocobos.

Un comentario sobre “Review Disintegration: ¡Es un pájaro! ¡Es un avión! Es un… ¿graviciclo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s