Little Misfortune: que la inocencia no se vaya

Little Misfortune es la nueva aventura gráfica de Killmonday Games, responsables de Fran Bow, que vuelven a adentrarse en los miedos e ilusiones de una niña oprimida por la realidad.

¿Todo es color de rosas? No

La historia del juego comienza con nuestra protagonista Misfortune (o pequeña fortuna), una niña de ocho años de edad que se levanta una mañana y escucha una misteriosa voz masculina a la cual llama Sr. Voces. Este personaje omnipresente habla con nuestra protagonista pero también con nosotros los jugadores y portadores del destino de la niña.

20191015115048_1

Misfortune tiene un padre ausente y una madre alcohólica; que no le presta atención pero en contra de todo pesimismo decide ver lo bueno en la vida. Debido a esto, el Sr. Voces le ofrece el regalo de la “felicidad eterna” y la niña decide ir a buscarlo para entregárselo a su mama. A todo esto le sumamos la aparición de Benjamin, un zorro al cual Misfortune quiere pero que por algún motivo se interpone en nuestro objetivo.

El camino de Little Misfortune nos adentra por diversos escenarios lineales que van desde cuevas, zoologicos, un bosque o una feria de Halloween.

20191015204319_1

La historia se profundiza principalmente por los diálogos entre Misfortune y el Sr. Voces, no hay más participantes. El resto de los personajes se limitan a realizar acciones acordes a la trama. Pero el idea y vuelta entre esta pequeña e inocente niña y la misteriosa voz es excelente.

Hay un humor negro que mantiene toda la narrativa. Mientras nosotros vemos todo desde afuera, la voz de Misfortune es la de una niña que intenta buscar el lado positivo a cualquier situación; incluso cuando le cuenta al Sr. Voces algunas vivencias que tuvo y que se acercan más a la tragedia que sufre. Una “risita” cortada nos hace incomodar, sentirnos mal pero al mismo tiempo reírnos con las ocurrencias que los creadores  Natalia e Isak Martinsson pusieron en el juego.

20191015112942_1.jpg

También no falta el absurdo en la aventura, en un momento encontraremos un bar de hamsters con strippers, todo normal dentro de la cabeza de Misfortune. O también el hecho de que los adultos usen máscaras felices para ocultar su amargura.

20191015115348_1.jpg

Superando cada obstáculo si tomamos buenas o malas decisiones

Desde el comienzo del juego el Sr. Voces nos pondrá en la difícil tarea de elegir objetos y a partir de ahí nos empezará a hacer preguntas que podríamos decir que no tienen nada que ver con el juego, pero de a poco comienzan a darnos un panorama de la protagonista.

Las acciones en el juego son pocas para ser una aventura gráfica se asemeja más a una novela interactiva. Salvo observar los objetos y que Misfortune diga sus elocuentes frases, no podremos hacer mucho más en ciertos escenarios.

20191015204822_1.jpg

Podemos tirar purpurina para hacer que ciertos momentos se vean felices. Estos están en varios lugares de los escenarios y serán fundamentales para destrabar uno u otro final en el juego.

Fuera de eso hay algunos minijuegos que terminan siendo simpáticos y no generan un gran desafio. Por ejemplo el baile en la discoteca o la maquina para golpear al zorro; todos utilizando las flechas en el momento oportuno.

20191015205734_1.jpg

Chicos hora de dibujar y pintar

Haciendo un contraste con la terrible historia que nos está contando Little Misfortune, el diseño del juego fue hecho con muchos colores y un aire infantil que pareciera haber sido terminado por la misma protagonista.

20191015110519_1.jpg

Esa ternura e inocencia en los fondos y personajes que se mueven dota de un apartado gráfico muy atractivo.

El sonido y la música esta acorde y acompaña la aventura. Mientras que el Sr. Voces tiene la voz de un escritor leyendo una novela, el ingles de Misfortune tiene ese miedo de una niña que esta aprendiendo a hablar el idioma. Ella se llama Misfortune Ramirez Hernandez, suponemos de origen latino, pero también la voz la pone Natalia Martinsson, su dibujante sueca.

20191015214654_1.jpg

Conclusión

Little Misfortune tiene una historia que si tuviera un presupuesto más alto y mayor cantidad de escenas podría tranquilamente convertirse en un largometraje. La idea de la vida, la muerte y como los niños perciben la tragedia tampoco es algo 100% original pero si esta bien contada merece verse.

Podría tener más elementos interactivos pero tampoco nos encontramos con escenarios estáticos y su apartado visual sobresale frente a la falta de actividades para hacer en algunos niveles.

missfortune.jpg

Luciano Mezher

Crítico de Cine y fundador de la revista digital visiondelcine.com. Amante de los videojuegos desde la family en la cuna hasta una PC Gamer en el living. Sigo con esperanzas de ver Half-Life 3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s