Drawkanoid: ¿moderno arcade o más de lo mismo?

El estudio independiente QCF Desing presentó, el pasado mes de enero, Drawkanoid: otro juego que consiste en romper bloques de ladrillos.

Actualmente está disponible para PC y se puede conseguir en Steam a 8 dólares.

Dibujar, romper y así sucesivamente

Al igual que el consagrado Arkanoid –aquel juego arcade del que se han sacado decenas ¿o cientos? de versiones–, Drawkanoid nos invita a destruir los bloques presentes en la parte superior. Para esto contaremos con la ayuda de una pelota que rebotará una y otra vez contra una barra disponible en la parte inferior. En esta versión dicha barra no está fija, sino que seremos nosotros quienes, a través del mouse, dibujaremos la base para que impacte dicha bola.

A medida que destruyamos unos bloques en particular (aquellos marcados con la seña de “peligro”) avanzaremos a un nuevo nivel. Eso sí, sólo contaremos con tres vidas disponibles. Una vez que perdamos todas ellas, no quedará otra opción que comenzar de cero. Los niveles no se repiten entre sí, cada mapa es diferente al anterior. Pese a estos “cambios”, la realidad dicta otra cosa: no importa qué tanto nos cambien de lugar los bloques, todos los niveles se sienten exactamente iguales.

Además de esto modo tradicional, Drawkanoid cuenta con otros dos estilos de juego:

• Countdown: tal como indica su nombre, contaremos un cronómetro que nos presionará segundo a segundo. Hay que actuar rápido y casi sin pensar (pero teniendo en cuenta que cada decisión en fundamental para “no perder el tiempo), ya que una vez que el reloj llegue a cero debemos dar todo por perdido.

• Modo zen: en esta instancia el juego nos invita a relajarnos por un rato. No contamos ni con niveles, ni con un cronómetro que nos presione con cada segundo. Sólo deberemos acomodarnos en nuestra silla y, sin más, dibujar la barra para que caiga la pelota.

Para que el juego no resulte tan llano y tan similar a las demás adaptaciones, Drawkanoid también nos permitirá adquirir, mediante créditos que iremos obteniendo a medida que destruyamos ciertos bloques, diferentes potenciadores que se adapten mejor a nuestro estilo de juego.

Coloridas explosiones a modo neón

Todo parecería indicar el Drawkanoid fue pensado para jugar en el celular pero que, por algún que otro contratiempo, terminó siendo lanzado para PC. Es así que nos encontramos con un diseño que ocupa una ínfima porción de la pantalla. El juego en sí se ubica en el centro de la pantalla, de una manera vertical, ¿los costados? cualquier atisbo de gráficos brilla por su ausencia.

Los colores neón siempre llamaron la atención de las personas. Las máquinas arcades (y muchos de sus juegos) solían contar con colores llamativos que automáticamente captaban la atención. Drawkanoid sabe explotar este punto al máximo. Con una diversa gama de colores brillantes, nos veremos envueltos en una explosión de colores neón mientras vayamos los bloques que se interpongan en este camino.

El problema que acá radica es que la forma en la que está divido el mapa (arriba los bloques, abajo el lugar para dibujar la barra) hace que sea complicado prestarle realmente atención a todo lo que ocurre arriba. En menos de un segundo tendremos a la bola atravesando la parte inferior, por lo que constantemente nuestros ojos se ubicarán en ese lugar.

La música de Drawkanoid varía dependiendo del modo en el que estemos jugando. Mientras que en el modo tradicional y en el Countdown persistirá un sonido más hardcore, en el modo zen contaremos con una música más tranquila.

Conclusión

Drawkanoid es el típico juego que uno disfruta en el transporte público para matar el tiempo. Sin embargo, sus desarrolladores decidieron lanzarlo para PC. Es así que finalmente estamos frente a un juego que no sólo resulta una copia más de Arkanoid, sino que además es reiterativo a tan sólo 10 minutos de haber comenzado a jugar.

Yaki Nozdrin

Periodista y crítica de cine. Aficionada de los videojuegos. Siempre del lado Riquelme de la vida. Podría ver los capítulos de Friends en un bucle infinito y no aburrirme nunca. PD: El Centro de Desarrollo desearía recordarle que el cubo de compañía no puede hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s