Review 1971 Project Helios: acción y aventura en un mundo postapocalíptico


El estudio español Reco Technology (Numantia) nos presenta 1971 Project Helios, un juego de estrategia por turnos –con gran peso en su narrativa–, ambientado en un mundo postapocalíptico.

1971 Project Helis ya se encuentra disponible para PC (Steam), PS4, Xbox One y Nintendo Switch.

Winter is here (como anticiparon los Stark)

1971 Project Helios se ubica en un mundo postapocalíptico. 29 años antes, en 1942, el Sol se apagó y sumió al planeta Tierra en un incesante y crudo invierno. La doctora Margaret Blythe, científica a cargo del proyecto Helios, programa que busca restaurar al mundo tal y como lo conocemos, es secuestrada por una organización militarizada. Es así que ocho científicos se unen para poder rescatarla y poner fin, de una vez por todas, a este suplicio. A lo largo de nuestra aventura nos encontraremos con documentos distribuidos en distintos puntos del mapa, que nos darán un mayor contexto a esta historia.

A diferencia de lo acostumbrado en este estilo de juegos, 1971 Project Helios pone gran peso en su narrativa. Si bien la historia general resulta un tanto cliché (y por qué no, poco interesante), hay preocupación por brindarnos una historia, con un inicio, nudo y desenlace bien marcado. Además, los ocho personajes que tendremos a nuestra disposición cuentan también con un desarrollo a nivel personal, el cual iremos descubriendo a medida que avancemos en la trama.

A puro combate y exploración

1971 Project Helios es un juego de estrategia por turnos que consta de nueve capítulos, los primeros de ellos a modo de tutorial para ubicarnos en tiempo y forma y ayudarnos a acostumbrarnos a las mecánicas. La jugabilidad en sí está dividida en dos puntos: combate (obviamente) y exploración.

El juego nos permite manipular a ocho personajes, cada uno de ellos con un rasgo particular que lo diferencia del anterior. Mientras algunos se destacan por disparar a lo lejos, otros lo hacen por el combate con un arma blanca. En los primeros capítulos, a modo introductorio, no tendremos la posibilidad de elegir qué personajes utilizar. Una vez más avanzados en la historia, podremos seleccionar a quienes queremos que nos acompañen en la aventura (punto que además podremos modificar al comienzo de cada capítulo).

Los personajes además cuentan con un árbol de habilidades, las cuales podremos mejorar y/o desbloquear a medida que encontremos ciertos elementos distribuidos por el mapa.

El combate inicia de manera automática a penas nos topamos con grupos de enemigos. Nuestros personajes se ubicarán por motus propio dentro del área de batalla. Como se acostumbra en este estilo de juegos, estaremos metidos en una cuadrícula que nos marcará los lugares a los que podremos movernos (en caso de así desearlo) y el rango de nuestros ataques. Las probabilidades de acertar al enemigo son 50% o 100%. Además, se nos marcará cuánto daño hará a la unidad enemiga el ataque a efectuar. Cada personaje cuenta con cuatro acciones disponibles para realizar (que dependerán de los objetos que tengamos equipados en el árbol de habilidades).

La exploración por su parte nos servirá, más allá de para avanzar en la historia general, para encontrar documentos (que nos contextualizarán sobre lo acontecido) y para dar dos elementos esenciales: los objetos que nos permitirán mejorar la habilidad de nuestros personajes y fulgor, un componente que será clave para cosas tales como revivir a nuestras unidades caídas en medio de una partida.

Complicaciones para visualizar el entorno

Si bien estéticamente resulta un juego bastante atractivo (sin contar que los sitios se sienten muy similares entre sí pese a la variedad de entornos), es la cámara la que termina por opacar todo lo bueno en este aspecto. Sólo se puede girar en cuatro posiciones de 90º, lo cual resulta bastante incómodo tanto a la hora del combate como en la exploración. Tampoco contaremos con la posibilidad de acercar o alejar la visión, lo cual ocasiona que no podamos visualizar de manera eficaz nuestro entorno.

El aspecto sonoro tiene sus pros y sus contras. Por un lado, el sonido ambiente es acorde al contexto en el que se ubica la historia, por otro lado, la banda sonora en sí desencaja bastante con el estilo de juego. La música utilizada a la hora de las batallas es más bien funcional para un juego de acción (o un shooter más descontracturado). Dentro de un juego de estrategia (donde debemos detenernos a pensar en cada uno de nuestros pasos) resulta invasiva y, por ende, molesta.

Conclusión

1971 Project Helios es un juego correcto, pero que no logra destacarse realmente en ninguno de sus aspectos. Gran pare de su peso está puesto en la historia, pero esta resulta cliché y poco interesante.

El combate es similar a todo lo ya visto en este estilo de juegos. El estilo de cámara afecta por completo la jugabilidad, tanto en el combate como en la exploración.

Yaki Nozdrin

Periodista y crítica de cine. Aficionada de los videojuegos. Siempre del lado Riquelme de la vida. Podría ver los capítulos de Friends en un bucle infinito y no aburrirme nunca. PD: El Centro de Desarrollo desearía recordarle que el cubo de compañía no puede hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s