Tunche Review: A las trompadas en el Amazonas

491

Hay problemas en el Amazonas. Toda la fauna está corrupta y la selva se volvió un lugar mucho más peligroso. Monstruosos animales con sed de sangre merodean en el húmedo paisaje. En este brawler con elementos roguelike, la misión de nuestros cinco protagonistas es adentrarse en la selva para encontrar a Tunche, un ser misterioso cuyas motivaciones son desconocidas, y así salvar el Amazonas y detener la corrupción.

Tunche esta disponible para PC, Xbox One y Nintendo Switch.

UN ELENCO VARIOPINTO Y ÚNICO

Para nuestra aventura en el Amazonas, podemos elegir entre cinco personajes: Rumi, la chamán que cumple el rol de mago o “caster”, con ataques mágicos y proyectiles fuertes. Pancho, con un gran nombre y gran corazón, el gigante bonachón toca música y pega duro. Qaru, el niño pájaro con alas en los brazos, muy ágil y móvil. Nayra, la guerrera que posee una lanza que puede convertirse a voluntad en serpiente. Y Hat Kid, del conocido juego de plataformas A Hat in Time, que por alguna razón está acá y se siente como la opción más balanceada. Son todos tan distintos entre sí tanto en apariencia como en su forma de jugarlos, que suman al título la variedad necesaria para que tengamos una opción para todos los gustos.

Todos tienen sus propias motivaciones para adentrarse en el Amazonas, y sus propias historias personales que se irán revelando a medida que juguemos con cada uno. Se siente muy fresco ver un juego con un estilo de arte tan hermoso y una ambientación tan única. Es definitivamente el punto fuerte de este título. Los personajes se ven muy lindos y con una armonía perfecta con su entorno, hasta Hat Kid que es quien más hace contraste con el resto, comparte el mismo estilo de forma totalmente correcta. Se nota que el juego y todo su apartado gráfico están hechos con mucho amor, eso se refleja en lo hermoso que se ve todo en la selva del Amazonas y sus personajes. También se siente muy bien, para variar, ver un juego ambientado en Sudamérica.

PIÑA VA, PIÑA VIENE

Arrancamos el juego en nuestro campamento, antes de aventurarnos debemos elegir un personaje para recorrer este lugar que sirve a modo de hub. Al volver entre cada intento, aquí estarán todos los NPCs que nos permiten obtener mejoras con las recompensas de cada run. Los niveles están divididos en pequeñas habitaciones en las que peleamos contra al menos dos waves de enemigos. Al final del nivel podemos elegir distintos caminos que seguir, variando la recompensa de cada nivel siguiente. Entremedio también podemos acceder a shops (en donde podremos curarnos, reponer pociones y comprar orbes con bonus pasivos) y challenges, estos últimos siendo realmente desafiantes. Lamentablemente no hay mucho incentivo para hacer estos challenges, las recompensas son muy pocas y encima para poder participar hay que pagar, sumado a que podemos fallar y morir terminando la run ahí mismo.

El combate en Tunche es todo lo que esperamos de un buen brawler, muchos enemigos que derrotar y muchas herramientas a nuestro alcance para hacerlo. Lo malo es que con cada personaje empezamos con menos de la mitad de las habilidades totales ya que debemos desbloquearlas, arrancando así con muy pocas herramientas de combate en las primeras runs. Si bien cada personaje tiene distintas estadísticas, todos tienen las mismas mecánicas básicas. Combos de tres golpes que terminan en knockeo, proyectiles que se disparan hasta dos veces seguidas en un principio y un ataque especial que lanza a los enemigos al aire, en donde podemos saltar y continuar nuestros combos. También contamos con una acción para esquivar que viene muy útil para evadir ataques y movernos rápido, aunque algunos personajes tienen esta acción tan lenta que saltar y movernos en el aire resulta más rápido. Los combos pueden mejorarse para añadirles golpes finales. La mejora de los proyectiles les suma un tercero con diferente efecto según el personaje. Y para todos podemos luego elegir entre dos ataques especiales que funcionarían como una “Ultimate”, muy poderosos y que podemos usar bastante seguido por suerte. Todas estas mecánicas funcionan en conjunto muy bien, dándonos extensa libertad para combinar ataques y hacer maniobras de lo más locas, al punto que podemos juntar enemigos en una gran masa y mantenerlos en un combo infinito, si sabemos hacerlo. 

Tenemos además de nuestra clásica barra de vida una barra de maná, que usamos para los ataques especiales y proyectiles. El maná se siente más una formalidad que otra cosa, ya que recuperamos maná al golpear a nuestros enemigos. Y como no rinde solamente usar proyectiles sino variar lo que hacemos en los combos difícilmente nos quedemos con poco maná. Hablando de añadir variedad a nuestros combos, es importante hacerlo ya que el juego tiene un sistema de combos con estilo muy similar a Devil May Cry, y si terminamos un nivel con un rango alto tendremos mejor recompensa de Entrophy, una currency con la que podemos comprar mejoras más adelante. Para poder sobrevivir contamos con una cantidad de pociones en nuestro inventario también, que podemos mejorar a medida que avancemos para llevar más cantidad y curarnos mejor.

Los enemigos tienen un diseño con una calidad equivalente al de los personajes principales y el entorno, todos son animales autóctonos del Amazonas un poco más monstruosos debido a la corrupción que afecta el área. Lo malo es que mucho no hacen, siempre que van a atacar lo telegrafean, dándonos tiempo para esquivar o contra atacarlos en la mayoría de los casos, suelen estar en muchos números y ser al principio bastante duros de eliminar. Para ayudarnos con esto el juego cuenta con un sistema de golpes críticos. Estos golpes se activan cuando atacamos a un enemigo por la espalda y hacen el doble de daño, por lo que estrategizar para hacer la mayor cantidad de golpes críticos es vital para terminar las peleas rápido. Algunos enemigos lanzan proyectiles o explotan a modo kamikaze, por lo que saberlos identificar y priorizar estos enemigos más peligrosos es importante para evitar daños. En general los enemigos pegan fuerte y si nos distraemos podemos perder la run muy rápido, el juego realmente te incentiva a ser intocable.

Podemos adquirir unos orbes que nos van a dar alguna habilidad pasiva que sirve solo en una run. Estas mejoran en el campamento más tarde. El problema es que si bien no son muchas, son realmente pocas las que sirven, al punto que si agarramos temprano algunas de las buenas, es casi seguro que esa run lleguemos lejos.

El problema con el bucle de gameplay de este título es que se vuelve repetitivo muy rápido. A las pocas runs que juguemos ya vamos a sentir que estamos haciendo los mismos combos y peleando con los mismos enemigos, sin mucha variedad. Al mismo tiempo, y por ahí esto es algo personal, ya a la tercera partida seguida me cansa un poco el ritmo. Si no desbloqueo algo significativo para seguir avanzando o hacer a mi personaje más fuerte, tengo que descansar del juego un rato.

Estos problemas, sin embargo, no se ven tan presentes si jugamos co-op. En mi experiencia el juego no parece estar balanceado para ponerse más difícil mientras más jugadores seamos. Por lo que cooperar con uno o más amigos con los que coordinemos la ofensiva va a hacer que el juego sea menos repetitivo y más divertido. Poder limpiar los niveles rápido es mucho más satisfactorio. Esto lo noté también al mejorar a los personajes, los números de daño me venían pareciendo poco, pero con mejoras mínimas el tiempo que llevaba vencer a los enemigos se iba reduciendo. Se podría también decir que el juego no es más fácil en multijugador, sino que el verdadero modo difícil es jugar sólo.

Las bossfights por suerte son un encanto. Al final de cada área vamos a enfrentarnos a un enemigo muy desafiante, todos basados en seres mitológicos que habitan el Amazonas. Estos están muy bien representados y excelentemente diseñados visualmente. Las peleas con estos bosses son desafiantes pero tienen mecánicas bien definidas, por lo que aprenderlas y repetirlas nunca deja de ser divertido. Además, cada vez que derrotemos a uno nuevo, nos habilitará unas habilidades pasivas para desbloquear que van a hacer inmediatamente mucho más fuertes a nuestros personajes.

ROGUE, ROGUE, ROGUE DE LA SELVA

Los elementos roguelike de este título no siempre funcionan de la mejor manera. En cualquier juego si esto no es excelente y bien balanceado, la mayoría de las veces genera situaciones frustrantes. pasa en la mayoría de los roguelikes clásicos, pero hoy día fue algo que Hades eliminó en su gameplay y dejó la vara muy alta para el resto a futuro. Tunche podría haber sido un brawler y haber funcionado muy bien así, sin embargo, a pesar de algunos temas que con algunos ajustes de balance podrían solucionarse, el juego y la experiencia roguelike no dejan de ser disfrutables. 

Lo más criticable de esto es que las recompensas y diferentes currencies que el juego nos da al terminar un nivel son muy escasos. Al momento de escribir esta nota, parchearon el juego para que aumente la cantidad de experiencia que ganamos, y aun así sigue siendo de las cosas más necesarias y más difíciles de farmear. Es bueno y habla bien de los devs que escuchen a los players y ajusten el juego para que la experiencia sea mejor. Justamente es un problema esto de no poder ganar experiencia para los personajes fácilmente, porque cada personaje se mejora por separado, a pesar de que el árbol de habilidades salvando muy pocas diferencias, es casi el mismo para cada uno. De estar mejor balanceado no lo vería tanto como un problema, ya que incentiva a jugar los distintos personajes por separado. Pero en el estado actual del juego, es mucha inversión de tiempo en farmear recursos con un gameplay que cae en ser repetitivo.

A medida que avanzamos y desbloqueamos nuevas áreas, también se van a sumar nuevos NPCs al campamento con más mejoras para ofrecernos. Lo malo es que todo pide algún tipo de recurso, y estos no dejan de ser escasos. Por suerte tendremos eventualmente una simpática llama (llamado Leo, quien también es quien nos ofrece los challenges) que nos permitirá intercambiar currencies entre sí para facilitar esto.

Hay algunos desperfectos técnicos que por suerte los están arreglando de a poco. Más de una vez me pasó de que un enemigo quede trabado fuera de pantalla y no poder avanzar, o que un boss me saque afuera del mapa empujándome. En ambos casos la solución no era otra que terminar la run manualmente, que no es ideal si veníamos progresando bien. También algunos hitboxes de unos pocos enemigos podrían ajustarse, algunos golpean de más lejos de lo que parece, y otros enemigos no telegrafean de forma tan clara sus ataques o lo hacen muy rápido. Leí que este tipo de bugs le pasaron a varios jugadores así que no sería un caso aislado.

Requisitos del Sistema

SO: Windows 7 – Procesador: Intel Core2 Duo E8400, 3.0GHz or AMD Athlon 64 X2 6000+, 3.0GHz or higher – Memoria: 4 GB de RAM – Gráficos: Geforce 9600 GT or AMD HD 3870 512MB or higher – Almacenamiento: 5 GB de espacio disponible
Tarjeta de sonido: DirectX®-compatible

Tunche

  • Historia7
  • Jugabilidad5
  • Innovación5
  • Gráficos10
  • Música y Sonido8
  • 7.0

    Score

    De la mano de los devs de LEAP Game Studios y publicado por Hypetrain Digital, Tunche le suma un componente roguelike al género Beat em’ up. El título peca de ser repetitivo y frustrante por momentos, pero una excelente dirección artística, el carisma de sus personajes y una ambientación única lo salvan y elevan bastante. Recomendado especialmente a quienes tengan compañeros para jugar en multijugador.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Me gustan los carbohidratos, la cafeína, los jueguitos y el aire acondicionado. Tengo todas las vacunas al día.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: