Paradise Killer Review: novela policial en mundo abierto


La desarrolladora independiente Kaizen Game Works lanzó, el pasado 4 de septiembre, Paradise Killer, un juego de detectives que rompe con el concepto más allegado a este género. El estudio nos propone un mundo abierto en donde podemos ir entrevistando a los sospechosos y explorando el lugar a nuestro antojo.

Se encuentra disponible para PC, a través de Steam, y Nintento Switch.

Dioses, demonios y un crimen sin resolver

El Consejo del Sindicato busca crear una isla perfecta. Un lugar paradisíaco en donde revivir a sus dioses. El problema es que, en sus rituales para alabar a estos dioses, abren canales psíquicos que traen con sí demonios que corrompen cada una de las islas. Luego de 24 intentos fallidos y a vísperas de dar pie a la isla 25, los miembros del Consejo son hallados sin vida. Un ciudadano poseído por un demonio es apuntado como principal sospechoso.

Como jugadores debemos ponernos en la piel de la investigadora Lady Love Dies, quien regresa a la isla luego de más de 3 millones de días en exilio. Nuestro objetivo, claro está, es descubrir quién asesinó al Consejo. Para ello debemos entrevistar a cada uno de los ciudadanos del lugar y recolectar la mayor cantidad de pistas posibles. Una vez que hayamos obtenido todas las respuestas debemos exponer el caso frente al juez. La persona que determinemos culpable será automáticamente ejecutada.

No sólo debemos enforcarnos en descubrir quién fue realmente el asesino de los integrantes del Consejo, sino también debemos resolver otras incógnitas cómo la desaparición del arquitecto de la isla, la muerte de los guardias del lugar y quién cruzó el Segundo Sello, una de las medidas de seguridad para entrar al edificio del Consejo.

Mientras más avancemos sobre cada una de estas cuestiones, menos sabremos. Mientras más pistas recolectemos, más lejos se sentirá la verdad. Cada dato que consigamos traerá consigo nuevas incógnitas a resolver. Todos en la isla parecen estar involucrados en alguno de los puntos de alguna manera. Nadie es inocente, o al menos nadie parece serlo.

Total libertad de investigación

Paradise Killer busca darle una vuelta de tuerca a los juegos de detectives. A diferencia de los más tradicionales (aquellos con una historia más lineal, donde constantemente se nos dicta qué hacer), nos coloca en un mundo abierto, donde tendremos total libertad de investigación. Es decir, podremos ir entrevistando a los sospechosos y explorando la isla tal y como se nos antoje.
Los interrogatorios en sí no distan de lo ya visto en este estilo de títulos. Debemos interrogar a los testigos/sospechosos (es decir, los ciudadanos) para que nos aporten datos sobre lo sucedido. Si queremos obtener respuestas más concisas, existe la posibilidad de mejorar nuestra relación con cada uno de ellos, lo que hará que “suelten la lengua” con más facilidad.

Para no volvernos locos con toda la información obtenida, contaremos con una suerte de súper computadora que no sólo almacenará todo lo que hayamos encontrado y/o descubierto, sino que además podremos adicionarle softwares que nos permitirán acceder a otros sitios de la isla. También nos proporcionará un mapa del lugar. Además, nos remarcará por qué caminos seguir en la investigación.

Entre medio de tanta explotación e interrogatorios, también nos toparemos con pequeños puzles. Pero la realidad es que no sólo pecan de reiterativos, sino que no representan desafío alguno.
Es fundamental tener en cuenta que el juego no cuenta con guardado automático. Para guardar el progreso de la partida debemos acercarnos a unas cabinas telefónicas y hacerlo manualmente.
En este mismo lugar además podremos desbloquear viajes rápidos, que nos llevarán automáticamente al lugar deseado (siempre y cuando también este desbloqueado). Para desbloquear estos viajes requeriremos de cristales de sangre. Dicho elemento se encuentra distribuido a lo largo de toda la isla (muchos de ellos en sitios que parecen inalcanzables).
A lo largo de Isla Paraíso también habrá decenas y decenas de coleccionables para recolectar que brindarán información sobre islas pasadas.

Vaporwave con aires a lo lovecraftianos

Con una clara inspiración en es famoso estilo vaporwave, que tuvo su apogeo en los años 90, Paradise Killer nos sumerge un paraíso tropical con cierto aire lovecraftiano, que se ve claramente reflejado en las figuras de arte que aparecen. En universo en sí es tridimensional, pero los personajes están dibujados en 2D, de un modo caricaturesco. Es así que cuando conversamos con ellos, se entra en un modo de novela visual. El trazado 2D contrasta mal con el universo 3D y rompe, en parte, la armonía visual que se planteaba en un comienzo.

La música de Paradise Killer está formada principalmente por funk. También contaremos con melodías de jazz y pop urbano. Los distintos tracks de música los encontraremos distribuidos a lo largo de la isla. Nosotros podremos seleccionar qué canción queremos escuchar (siempre y cuando hayamos encontrado dicho CD). Es así que, una vez más, se nos da libertad de elección.

Requisitos

MÍNIMO:
Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows 7 (64 bit)
Procesador: 2GHz Dual Core – Memoria: 4 GB de RAM – Gráficos: HD Graphics 530 (Direct X 11 or above required) – DirectX: Versión 11 – Almacenamiento: 6 GB de espacio disponible
RECOMENDADO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows 10 (64 bit) – Procesador: 3Ghz Quad Core – Memoria: 16 GB de RAM – Gráficos: 1060 (Direct X 11 or above required) – DirectX: Versión 11 – Almacenamiento: 6 GB de espacio disponible

Conclusión

Paradise Killer se aleja de lo tradicional de los juegos de investigación y nos propone un mundo abierto en donde podremos manejarnos con los tiempos y las formas a nuestro antojo. Las conversaciones con los ciudadanos/sospechosos es la única instancia donde se siente 100% un juego de detectives. No tengo dudas de que si consigue la repercusión necesaria, marcará un antes y un después en el estilo en que estos títulos eran planteados hasta ahora.

Yaki Nozdrin

Periodista y crítica de cine. Aficionada de los videojuegos. Siempre del lado Riquelme de la vida. Podría ver los capítulos de Friends en un bucle infinito y no aburrirme nunca. PD: El Centro de Desarrollo desearía recordarle que el cubo de compañía no puede hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s