It takes two Review PC: mejor bien acompañados que solos

Distribuido por EA y de la mente creativa de Josef Fares (Brothers: A Tale of Two Sons, A Way Out) hace unas semanas se estreno su último juego cooperativo It takes two. ¿dos cabezas piensan más que una? ¿el amor lo perdona todo?.

It takes two esta disponible para PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5, Xbox Series X|S y PC.

Una historia común, contada desde otra perspectiva

It takes two nos pone en la piel de May y Cody, un matrimonio que esta a punto de divorciarse. Su joven hija Rose los escucha pelear y desea que todo estuviera bien; por eso sube a su cuarto y le pide ayuda a un libro llamado «El libro del Amor» por el Dr. Hakim; mientras abraza a dos muñecos que representan a sus padres. Una lagrima cae encima de estos e inmediatamente la historia se transporta.

It Takes Two - Bitwares

May y Cody son convertidos en dos muñecos y deben aprender a colaborar si quieren volver a sus cuerpos reales.

A simple vista, la historia de padres divorciados tiene referentes en el cine como en películas como «Kramer vs Kramer». El juego pone toda la aventura desde el punto de vista de Rose y claramente lo que sería un drama en la vida real se convierte en una fábula sobre el amor y el camino del héroe. De vez en cuando, hay algunas escenas que refuerzan la situación trágica que afrontan los hijos/jas de padres divorciados; esto le da bastante más elaboración a la historia.

Tanto May como Cody tienen personalidades bastante estereotipadas aunque funcionales a la historia clásica que nos cuentan. El marido flojo que dejo varias tareas por hacer y la esposa muy ocupada por su trabajo que no siguió sus intereses personales. No es algo malo, solo una decisión del guión. Si fuera muy rebuscado, no tendría la misma empatía con los jugadores.

Dos juegos por el precio de uno

En un mercado saturado de grandes AAA por 60 dolares (buenos o malos nadie lo duda) que llegue un título como It takes two a 40 dólares es un alivio al bolsillo. Y más si consideramos que es un 2×1.

El nuevo juego de Fares y Hazelight Studios es un título en cooperativo que solo puede compararse con las obras previas del autor. No es un juego que se puede solo jugar de a dos, es una aventura que se tiene que jugar de a dos para terminarlo.

Desde el principio del título nos dan a elegir si queremos jugar con Cody o May; tanto si jugamos con un amigo, pareja, familiar o conocido uno al lado del otro o de manera online mientras uno haya comprado el juego (puede invitar a otro que no lo tenga). Una vez hecho esto, la pantalla se divide en dos y comienza la aventura.

Para hablar de la jugabilidad del título habría que hacerlo en plural porque en vez de ser un juego para dos personas con una misma misión, son dos misiones para una misma pareja (dispareja?). Para hacerles entender, las acciones de Cody y May son parecidas.

Podemos hacer doble salto, un slide en el suelo o en el aire. Saltar, trepar, golpear el piso, ir despacio o correr. Fuera de lo básico, las mecánicas comienzan a diferenciarse a medida que avanzamos en el juego.

Para pasar por un lugar alguien tiene que activar algo y otro tiene que atravesarlo. Y así este último activa algo y el otro puede pasar; etc. Al principio, esta es la idea general. Después las situaciones hacen que los personajes y los jugadores tengan experiencias diferentes uno de otros. Ya que por ejemplo Cody tiene unos clavos que lanza con fuerza para que May se balance con la cabeza de un martillo. Esta sencilla idea es totalmente original si pensamos que una no funciona sin la otra. El concepto general de trabajar en equipo no podía ser más literal. En otros por ejemplo tenemos que acabar con unas avispas, para eso uno cuenta con una gelatina explosiva y el otro con un misil que hace explotar ese producto.

Yendo en detalle al juego, hay varios niveles y escenarios. Algunos más trabajados que otros pero todos alrededor de la casa de la familia; con situaciones que provocan recuerdos en la pareja y que nos dan a conocer el porque se están separando.

No tenemos vidas en el juego pero si hay una barra de corazón que cuando somos aplastados o golpeados por algún enemigo tarda en llenarse salvo que apretemos rápidamente un botón. También si los dos personajes mueren ahí si es Game Over y hay que empezar nuevamente desde el último punto de control.

Cada nivel tiene un jefe final que nos va a poner contra las cuerdas pero en definitiva no es un juego complejo. Morimos más por caernos del escenario que por ser golpeados por el enemigo.

It takes two tiene varios puzzles que no son dficiles aunque tengo que confesar que hubo uno o dos que los tuvimos que pensar (pero no por más de unos segundos). La idea de Fares no es que nos quememos el bocho sin saber a donde ir; si no dejarnos llevar por el juego ,la historia y sus mecánicas.

A la falta de coleccionables, hay una serie de minijuegos escondidos en los escenarios que podemos destrabar. Simpáticos para sumar contenido al título.

Entre el realismo y la fantasia

It takes two nos transporta a un mundo de fantasía pero dentro de escenarios realistas. Es como una mezcla entre «Toy Story» y «Querida encogí a los niños«. El diseño de los personajes es correcto, algunos movimientos son un poco toscos en las cinemáticas pero otros se mueven con un montón de fluidez.

Hay un trabajo visual muy cuidado en los escenarios para no perder ningun detalle. Incluso en algunos niveles donde caemos de grandes alturas, hay detalles tanto en la lejania de arbustos como en la cercanía de pequeñas hormigas.

También hay que destacar que la cámara por momentos se mueve y convierte un juego en 3D en un plataformas 2D.

El trabajo de voces también es correcto, aunque en algunas partes donde los movimientos son más forzados, se pierde un poco esa unión entre la voz y el muñeco. Lo gracioso es que la voz y los gestos del Dr. Hakim me hicieron acordar mucho a Amoroso, el pingüino gurú con la voz de Robin Williams en «Happy Feet».

Hay música y por momentos muy buena, aunque en otros casi de fondo o inexistente. Gran decisión porque si no, no se podrían escuchar los detalles sonoros del juego.

Requisitos

MÍNIMO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows 8.1 64-bit or Windows 10 64-bit – Procesador: Intel Core i3-2100T or AMD FX 6100 – Memoria: 8 GB de RAM – Gráficos: Nvidia GeForce GTX 660 or AMD R7 260x – DirectX: Versión 11 – Red: Conexión de banda ancha a Internet – Almacenamiento: 50 GB de espacio disponible
RECOMENDADO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows 8.1 64-bit or Windows 10 64-bit – Procesador: Intel Core i5 3570K or AMD Ryzen 3 1300x – Memoria: 16 GB de RAM
Gráficos: Nvidia GeForce GTX 980 or AMD R9 290X – DirectX: Versión 11 – Red: Conexión de banda ancha a Internet – Almacenamiento: 50 GB de espacio disponible

Conclusión

It takes two parte de una historia simple aunque bien contada. Desde una perspectiva infantil (aunque no tanto). Es un juego completamente original no hay dudas, que divierte de principio a fin cuando lo jugamos con esa persona especial (principalmente cuando empezas a gritar como los personajes pero en la vida real).

Gran trabajo en los escenarios, con una duración nada corta y un buen detalle en lo sonoro lo convierten en un juego que al precio que se vende (y más teniendo en cuenta que lo pueden jugar dos personas a distancia con una sola compra) es uno de los grandes lanzamientos de lo que va en el 2021.

Luciano Mezher

Crítico de Cine y fundador de la revista digital visiondelcine.com. Amante de los videojuegos desde la family en la cuna hasta una PC Gamer en el living. Sigo con esperanzas de ver Half-Life 3.

Deja un comentario