Lake Review: ¿una road movie o un videojuego?

491

La desarrolladora Gamious lanzó, a inicio de septiembre, Lake, una aventura grafica que nos pone en los zapatos de una mujer que decide volver a su pueblo natal. Reencuentros, amistades, nuevos amores y mucha nostalgia acompañan a esta suerte de road movie. 

Lake se encuentra disponible para PC, Xbox One y Xbox Series X/S

El cartero llama dos veces

Lake nos ubica en septiembre de 1986, una época en donde las relaciones personales se forjaban, principalmente, cara a cara. La relación con los carteros también eran otro cuento. El cartero del barrio era alguien con quién se entablaba, aunque sea, una mínima conversación –y hasta una amistad si se daba rienda suelta–.

Meredith Weiss, la protagonista de esta historia y de quién nos pondremos los zapatos, es una hábil programadora que decide alejarse de la gran ciudad para pasar unos días en su pueblo natal, el vecindario de Providence Oaks, Oregón. Durante su estancia se dedicará a repartir el correo, actividad que la llevará a reencontrarse con viejos amigos y también conocer mucha gente nueva.

Si bien es una historia lineal –y una narrativa por demás simple– seremos nosotros quiénes decidiremos con quiénes entablaremos una mejor amistad (o interés romántico). Eso sí, pese a que en reglas generales se nos da un libre albedrío, por momentos la historia nos empuja, de manera no tan sutil, hacia determinados lados.

¿Aventura grafica o road movie?

Como toda aventura gráfica, no hay mucha jugabilidad per se. De hecho, los primeros días en el vecindario no haremos mas que conducir de una punta a la otra para entregar el correo. Los tipos de entrega son dos: cartas y sobres. Las cartas las dejaremos en el buzón de las casas sin más. Los sobres, en cambio, tienden a ser entregados en mano: se toca timbre y se espera. Si no sale nadie, se deja en la puerta y a otra cosa mariposa.

Si tenemos la suerte o la desgracia (depende de cómo lo mires) de que el receptor este en su casa, nos veremos obligados a someternos a una larga conversación. Es en este punto donde, a través de nuestras respuestas, iremos forjando o no una amistad o una relación romántica.

Las relaciones con otros personajes nos permitirán desbloquear nuevas actividades fuera de nuestro horario laboral, como ir al cine, a ranchear (?) a una fogata con una pareja de hippies o a cuidar a los hijos de nuestra ex mejor amiga. Como mencioné en su momento, si bien se nos da una suerte de libre albedrío, por momentos se siente como si nuestras decisiones realmente no importaran nada.

La realidad es que, más allá de las relaciones que forjemos o no, Lake se siente más como una suerte de road movie, donde nos subiremos cada mañana a la furgoneta y, con la excusa de entregar el correo, nos dedicaremos a disfrutar del camino y de los ¿magníficos? paisajes que nos rodean.

Cabe destacar que durante mi experiencia me encontré con algún que otro bug bastante molesto. La opción de piloto automático resulta casi inutilizable (tenés que mover milimétricamente el cursor y rezar tres padrenuestro para poder acceder). Igual eso no fue lo peor: en dos momentos el juego me crasheó por completo.

Estoy muy triste 😀

En cuanto a su aspecto gráfico, Lake podría resumirse con una simple frase: una de cal y otra de arena. Si tomamos los gráficos desde el punto de los paisajes, hay un trabajo muy bien logrado. No solo en cuanto a trazado, sino también en cuanto a idea: una ambientación para relajarnos y disfrutar de nuestros alrededores.

El problema radica sobre los personajes. Si el boceto final esta bien o no, es una cuestión mas de gusto personal. La cuestión es la expresión facial en cada uno de ellos. Basta con decir que Sebastián Estébanez tiene más rango actoral.  Quiero decir: un personaje puede estar contando algo realmente trágico (como la muerte de un ser querido) y tiene exactamente la misma expresión que cuando cuenta que le gusta desayunar café por las mañanas. Algo que, desgraciadamente, persiste en todo el juego y quita parte de la credibilidad del relato al cual se busca sumergirnos.

Deja, mejor pongo Spotify

En nuestra pequeña furgoneta contamos con una radio que nos permite sintonizar un programa en el cual pasan música. Si te consideras una persona amante de lo “indie” vas a amar esta banda sonora, sino vas a apagarla a la primera estrofa. Dejando de lado los gustos personales, hay una realidad: la música logra acoplarse con el camino de nuestra protagonista en esta suerte de road movie. Pero no todo es positivo: las canciones son escasas y al poco tiempo terminan volviéndose reiterativas, como esas canciones que suenan una y otra vez.

Requisitos del Sistema

MÍNIMO: SO: Windows 10 (64 bit) – Procesador: Intel i5 4750 / AMD FX-8350 – Memoria: 8 GB de RAM
Gráficos: Nvidia GTX 760 / Radeon HD 7950 (2GB VRAM) – DirectX: Versión 11 – Almacenamiento: 2 GB de espacio disponible – Notas adicionales: Based on Low graphics settings. Dedicated GPU required.

RECOMENDADO: SO: Windows 10 64 bit – Procesador: Intel i5 7600 / Ryzen 5 1600 – Memoria: 16 GB de RAM – Gráficos: Nvidia GTX 970 / Radeon R9 390 (4GB VRAM) – DirectX: Versión 11 – Almacenamiento: 2 GB de espacio disponible – Notas adicionales: Based on High/Ultra graphics settings. Dedicated GPU required, SSD recommended.

Lake

  • Historia6,5
  • Jugabilidad4,5
  • Innovación3
  • Gráficos5
  • Música y Sonido5,5
  • 4.6

    Score

    Lake parece, en términos generales, un producto que fue lanzado a las apuradas. Hay pequeñas cosas que se pueden pasar por alto si nos ponemos buenos (como las fallas en el piloto automático), pero los errores fatales son casi imperdonables a esta altura del partido. Dejando eso de lado, la experiencia en sí no es para cualquiera: amantes de la acción, abstenerse. Las acciones son escasas y por ende reiterativas. Todos los días se siente extremadamente iguales. Y la realidad es que la historia no es muy profunda como para atraparnos por ese lado.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Periodista. Amante del cine y de los videojuegos. Siempre del lado Riquelme de la vida. Podra ver los captulos de Friends en un bucle infinito y no aburrirme nunca.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: