Ninja Gaiden Master Collection Review: un 3 a 1 bastante a mano

711

Voy a comenzar esta reseña breve con dos confesiones:

La primera es que cuando le dije a Lucho “Conseguite Ninja Gaiden Master Collection” estaba convencido que eran los títulos de consolas de 8 y 16 bits porque no lo había investigado (error mío) y supuse que en la ola retro de estos días, era una salida lógica. Incluso recuerdo decirle “así aparte lo ponemos en Los Raros del Fondo”.

Descubrir que eran una versión pulida de los remasters de PS3 me decepcionó bastante aunque la culpa haya sido enteramente personal.

La segunda es que esta reseña debió haber salido hace un mes y me disculpo por eso. Entre mayo y junio reseñé seis juegos. Seis. Esto no es crítica a Bitwares ni de casualidad. Sino al hecho de cómo se manejan las agencias de PR de las desarrolladoras y distribuidoras que mandan las keys quince minutos antes de que salga el videojuego a la luz. A menos claro que seas un periódico de tirada nacional en cuyo caso encima por mas gente a la que llegue ese periódico, es realmente raro que alguien lo compre o entre a su página por la reseña de un jueguito a diferencia de páginas especializadas en el tema.

Ese manejo termina formalizando un desequilibrio injusto donde el que ya es grande por tener una financiación sigue siendo grande y al pequeño no se le da la chance de competir. Porque entre que la lectura de reseñas está absolutamente en sus últimas vueltas, encima tenemos que producir a los ponchazos una reseña dos semanas después de que ya salieron todos los análisis en las páginas que tienen mucha plata que las bancan. Pero competencia, mérito y coso. Dame la posibilidad de competir con las keys al mismo tiempo.

Los fanas del Nipón

Y continúo ya hablando del videojuego en cuestión. Ninja Gaiden Master Collection son tres videojuegos. No uno. Una reseña hecha y derecha implicaría un nivel de compromiso que no le pude poner porque aparte de reseñar otros videojuegos, escribo para otros lugares y tengo un trabajo de día que paga el alquiler. En Bitwares escribo PORQUE QUIERO, porque me encanta el espacio que estamos desarrollando, porque escribe gente copada que admiro. Claro que dado que es una remasterización, las críticas ya existen de cuando salieron los títulos originalmente y entonces se manejan otras urgencias. Ahí ya empieza a ser más un tema de compromiso propio.

Por eso esta reseña, teniendo que salir en junio, termina saliendo en julio.

Para explicar que es esta Master Collection, hay que hacer un racconto de la saga. Ninja Gaiden nace de la mano de la mítica TECMO allá por los 80’s cuando los ninjas, samuráis y carteles de neón de la Tokyo nocturna empezaban a arañar en occidente el principio de la niponfilia.

Primero en Arcades con mil ports para las consolas de la época (como Commodore) y luego totalmente reworkeado en Nintendo (y Atari, Game Boy, Game Gear, Master System y SNES), fueron apareciendo secuelas de la primera entrega que nos ponen en control del ninja mítico Ryu Hayabusa en diferentes aventuras side-scroll a cagarnos a bifes con cientos de otros ninjas, malevos, punks, demonios y demás bizarreadas de la era.

Punto y aparte para la saga hasta el año 2004 cuando decide revivirla Tomonobu Itagaki, cabeza de Team Ninja, un estudio desarrollador dentro de Tecmo y creador de la infame (?) saga Dead or Alive. El resucitado viene de la mano con dos videojuegos para XBOX: Ninja Gaiden y Ninja Gaiden 2 que luego tienen una salida remozada en PS3 como Ninja Gaiden SIGMA y Ninja Gaiden SIGMA 2. Hubo otros videojuegos de la saga (X y Dragon Sword) pero nada tienen que ver con esta colección.

Años después salió Ninja Gaiden 3 y una versión mejorada llamada Razor’s Edge (que es la que está en la colección) pero ya sin Itagaki que se fue de Tecmo puteando y pidiendo que le paguen la indemnización como si fuera un vulgar administrativo de una PYME del conurbano bonaerense.

En Ninja Gaiden Master Collection vienen los dos SIGMA y Razor’s Edge, tres videojuegos, de los cuales los dos SIGMA fueron en su momento calificados como brillantes. No así Razor’s Edge que fue bastante criticado por los fans por su nueva jugabilidad, mas escenarios stealth y QTE que nada tenían que ver con la historia ni con lo que quieren los fans de Hayabusa.

Slice & Dice

Dado que no tuve PS3 ni XBOX, no conocía estos videojuegos como si conocía los de NES y para mi fue un descubrimiento… no del todo bueno. Del 2004 a esta parte, el entorno principal de los juegos es el free roaming, el mundo abierto. La saga, excesivamente japonesa en su creación, no tiene interés ni lo tenía antes, en este apartado. Es así que, a la vieja usanza, el avance esta desarrollado por niveles súper lineales y muy marcados con mini bosses y bosses finales.

Cada nivel es un área larga de pasillos donde cada dos esquinas nos atacan cuatro o cinco enemigos, y repetimos una secuencia de ataque que no es más que un masheo de botones –como hack & slash es hermoso huelga decir- lleno de sangre, gore, vísceras y glow up de Ryu haciendo movimientos extravagantes y en ocasiones, incinerando a sus rivales.

Así como suena, es súper divertido y detalla a las claras el tipo de desarrollo formal japonés orientado a la diversión pero también y muy específicamente a “mejorar” nuestra capacidad y habilidad como gamers que es algo que podemos ver en otras muchas sagas (como Metal Gear, o los Souls, o Nioh que incluye un guiño a Ninja Gaiden). Lo importante es avanzar, sí, pero también es perfeccionarse. Para muchos es incluso lo mas valioso. Por eso la pantalla se llena de contadores de combos, temporizadores de escenario y mucho mas. Insisto, seguir adelante, sí, pero las formas importan. Al menos para el gamer japonés promedio.

En su dificultad alta, son videojuegos que castigan muchísimo no preparar la pelea y no usar al máximo la enorme cantidad de skills que se nos ofrecen, asi como el arsenal del cual dispone Ryu que es mucho mas que cosmético y tiene un estricto sentido combativo. Para que se usan las lanzas, para que las katanas, para que los shuriken. Es interesante analizarlo previamente para darle otro cariz a unos fichines que vistos de costado son hack & slash prototípicos de matar y avanzar durante enormes trayectos rectos hasta alcanzar el jefe de área que puede ser un demonio, un bicho, o una estatua con vida (¿?) del tamaño del Obelisco.

Cada versión fue re-escalada para funcionar perfecto a 4K y 60 FPS y se nota. Andan de maravilla y es de destacar así como también la ya también bastante común música metalera de fondo de las peleas que recuerda bastante a Metal Gear Revengeance.

Por supuesto, están agregados los DLCs correspondientes aunque claro, dada la situación, quedó afuera el multiplayer de NJS2 y Razor’s Edge que permitían un nivel de entretenimiento alto y un desafío diferente.

Requisitos del Sistema

MÍNIMO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows® 10, 64bit – Procesador: Intel Core i3 4130 or over – Memoria: 4 GB de RAM – Gráficos: NVIDIA GeForce GTX 970 VRAM 4GB or over, AMD R7 370 VRAM 4GB or over – DirectX: Versión 11 – Red: Conexión de banda ancha a Internet – Almacenamiento: 20 GB de espacio disponible – Tarjeta de sonido: DirectX 9.0c or above & 16 bit stereo, 48KHz WAVE file can be played – Notas adicionales: Resolution & Frame rate: 1920 x 1080, 60fps Este juego no permite jugar con un dispositivo Direct input.

RECOMENDADO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows® 10, 64bit – Procesador: Intel Core i5 4460 or over, AMD Ryzen5 1400 or over – Memoria: 8 GB de RAM – Gráficos: NVIDIA GeForce GTX 1060 VRAM 6GB or over, AMD RX 580 VRAM 8GB or over – DirectX: Versión 11 – Red: Conexión de banda ancha a Internet
Almacenamiento: 20 GB de espacio disponible – Tarjeta de sonido: DirectX 9.0c or above & 16 bit stereo, 48KHz WAVE file can be played – Notas adicionales: Resolution & Frame rate: 3840 x 2160, 60fps Este juego no permite jugar con un dispositivo Direct input.

Conclusión

A un precio bastante accesible en STEAM tenemos acceso a tres videojuegos triple A que realmente soportaron muy bien el paso del tiempo y cuyo remozado, aunque más bien escaso, logra que se vean muy bien para los estándares de hoy. La saga Ninja Gaiden es una de las históricas de los videojuegos que vale la pena pedir que siga, sobre todo cuando otras del género palidecen o desaparecen en el tiempo. Tal vez no sea esta colección la mejor opción, pero es una opción. Y vale.

Va sin puntaje porque no tiene sentido hacer un promedio de puntaje de tres entregas distintas.



Gamer de muchos años. Creador de la comunidad Old Gamers. Redactor.


One thought on “Ninja Gaiden Master Collection Review: un 3 a 1 bastante a mano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: