Soulstice Análisis: las quimeras pueden llorar

756

Que el título nos los engañe Soulstice tiene algunas pinceladas traidas del género souls pero el nuevo juego de Reply Game Studios (Theseus) tiene una base fuerte en los clásicos Devil May Cry.

Soulstice esta disponible para PC, PS5 y Xbox Series X/S.

Por la hermandad

En Soulstice nos ponemos en la piel de las hermanas Briar y Lute. El reino sagrado de Keidas ha sido corrompido por la aparición de una serie de criaturas provenientes de «velo». Estas almas afectan a los cuerpos de todo ser vivo y crea criaturas espantosas. Briar ha sido afectada por esta maldición pero fue transformada en una Quimera, una guerrera con mayor fuerza y resistencia bajo la tutela de la Orden. Mientras que Lute fue sacrificada y su alma en forma de fantasma acompaña a su hermana en la batalla.

El juego nos transporta a lo largo de 25 capitulos por las diferentes ciudades invadidas por estas criaturas con el fin de detenerlas, cerrar el velo y también descubrir el plan definitivo de la orden. No sin antes evitar caer en la «trascendencia» perdiendo nuestra humanidad y convirtiendonos en monstruos sin alma.

Lo primero que me vino a la mente cuando jugue la demo y vi algunos avances al ver Soulstice y leer su historia fue el manga/anime Claymore de Norihiro Yagi. Una orden, humanas modificadas tratando de mantener su cordura y una heroina a la cual nadie le tiene fe y que al final es la más poderosa de todas. Salvando las distancias, es lo más cercano que los fans de la obra vamos a poder ver en un videojuego.

Si leiste obras como la mencionada o el clásico Berserk de Kentaro Miura, quizas el argumento cae en algunos lugares ya explorados; pero al margen de eso sus 20 horas de juego son muy llevaderas y es imposible no sentir empatía por las dos protagonistas. Especialmente porque el gameplay esta combinado con varias cinemáticas.

Todo un frenético deleite si no fuera por sus endemoniadas cámaras

Al principio de la nota mencione que Soulstice es un heredero de Devil May Cry, especialmente los primeros tres. Briar comienza la aventura con una espada y otra segunda arma de mayor ataque pero más lenta. A medida que vamos avanzando destrabaremos otras que tendremos que alternar como latigos, arco y flecha o guanteletes. La combinación de ataques entre todas hace una linda combinación de los clásicos «hack and slash» sin llegar a lugares tan innovadores o combos de cientos de golpes como en Devil May Cry 5.

Por otro lado, Lute nuestra hermana fantasma nos sigue a donde vamos y nos ayuda con la defensa y algunos ataques. Somos capaces de realizar acciones cuando apretamos el botón indicado y detenemos una embestida, congelando al enemigo o empujándolo.

La unión entre las hermanas es la base de todo el juego tanto en la historia como en su movimientos. Cuanto más combinamos, atacamos, defendemos y esquivamos subimos esta unidad y realizamos un ataque de sinergia. Si nuestra unión es lo suficientemente alta podremos entrar en un estado de colera, con una velocidad y fuerza descomunal y un ataque final especial.

Más alla del combate, hay mucho que explorar en Soulstice. Lute tiene dos campos de fuerza, uno de evocación y otro de eliminación. El azul nos permite destruir ese tipo de cristales o subirnos a ciertas plataformas. El rojo lo mismo con los cristales o dejarnos pasar por otros sectores. Estos campos se van consumiendo y hay un tiempo limitado para usarlos.

Como todo hack and slash, los enemigos al principio son bastante carne de cañon y repetitivos pero a medida que avanzamos vamos descubriendo otros que tenemos que derrotar con algún campo activado o combinación de ambos.

Cuando los enemigos aparecen, se cierra la zona y cuando matamos a todos, nos dan un puntaje por nuestra velocidad o rendimiento. De la misma manera que pasa en los Devil May Cry. con puntuaciones altas conseguimos gemas rojas y azules que podremos usar en la tienda para comprar objetos de Layton (uno de los ayudantes de la Orden) o mejorar el arbol de habilidades de Briar y Lute.

Tendremos momentos de gigantes jefes finales para acabar con bastante paciencia. No estamos ante un souls pero hasta diría que el desafio es un poco más alto que los Devil May Cry. Hay cinco modos de dificultad (2 bloqueados al principio) y en un termino medio muchas veces vamos a quedar con poca vida si no combinamos bien los ataques. Tenemos la opción de usar hasta 2 cristales para revivir a Briar.

Dentro de los niveles hay un montón de objetos para destruir que desprenden gemas al mejor estilo God of War y también desafios del vacio donde vamos a realizar algunas pruebas de ataque o defensa para conseguir fragmentos y aumentar nuestra vida máxima.

Ahora viene el gran «pero….» que la mayoria encontramos en Soulstice. Lamentablemente las cámaras fijas eran un problema durante las generaciones antiguas de juegos en tercera persona. A veces, sus escenas eran de un deslumbre genial lo digo habiendo jugado todos los Silent Hill y Resident Evil. Otras veces lo que podía pasar en juegos tan acelerados como los hack and slash era que no encontrabamos a los enemigos que nos atacaban porque girar la cámara era imposible o desafiante. Soulstice padece de este problema.

Por momentos todo fluye genial, pero en algunas zonas que nos atacan de adelante y atras al mismo tiempo con paredes muy cerca nos veremos atacando a mansalva sin saber que esta pasando. Lo mismo pasa con los puzzles y plataformas que mientras vamos escalando una zona la cámara cambia abruptamente y caemos al vacio solo para volver a empezar y gritar en agonia.

Un gótico anime

No puedo no sentir apego por la ilustración de Briar que tanto me hace acordar a Claire de Claymore (incluso en sus momentos de colera) como también a la armadura de Guts en Berserk. A parte todos los personajes tanto principales como secundarios y los enemigos estan muy bien definidos y se distinguen sin ser tan similares.

Su estética oscura y gótica va desde sus catedrales con vitrales luminosos hasta las ciudades y pueblos devastados por la oscuridad. Todo se puede apreciar muy bien gracias (aquí sí) al beneficio de las cámaras fijas para ver de lejos las zonas o de cerca.

La música, como no era de extrañar, combina cantos gregorianos con la aparición de metal en los momentos de acción. También destacar la voz de Stefanie Joosten (Quiet en Metal Gear Solid 5) con un grado de calma cuando hace de Briar e inocencia cuando hace de Lute.

Requisitos del Sistema

MÍNIMO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: 64 bit windows 10 – Procesador: Core i7 4770k @3.5GHZ/Ryzen S 1600 – Memoria: 8 GB de RAM – Gráficos: GTX1060/RX5500XT – DirectX: Versión 12 – Almacenamiento: 30 GB de espacio disponible – Notas adicionales: GPU Memory: 6GB or Higher

RECOMENDADO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: 64 bit windows 10 – Procesador: Core i7 4770k @3.5GHZ/Ryzen S 2600 – Memoria: 12 GB de RAM – Gráficos: TX1080/RX5600XT – DirectX: Versión 12 – Almacenamiento: 30 GB de espacio disponible – Notas adicionales: GPU Memory: 6GB or Higher

Soulstice

  • Historia8
  • Jugabilidad7
  • Innovación7
  • Gráficos9
  • Música y Sonido9
  • 8.0

    Score

    Sousltice es un genial hack and slash. Hace un gran homenaje a obras como Claymore, Berserk y Devil May Cry en su estética y combinación de ataques. Sus cámaras pueden ser un desafio, pero el título es tan llamativo que vale la pena saltarse el problema.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Critico de Cine y fundador de la revista digital visiondelcine.com. Amante de los videojuegos desde la family en la cuna hasta una PC Gamer en el living. Sigo con esperanzas de ver Half-Life 3. ñ


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: