Unto the end Review: el Souls de los plataformas

87

Hoy en día hay muchos juegos dificiles en varios géneros y la comparación con Dark Souls es inevitable. Pero si a esto le sumamos el agobio y la tensión que provocó el juego de From Software tranquilamente podríamos ver un heredero indie en Unto the end de 2 Ton Studio.

Unto the end esta disponible para PC, PlayStation 4, Xbox One, Switch y Stadia

Volviendo a casa

Emprender un viaje siempre puede generar sentimientos encontrados. Congoja por la despedida pero también regocijo por la aventura. En Unto the end esto último esta muy lejos de ser percibido. El juego de 2 Ton Studio arranca con nuestro protagonista un cazador en una remota zona montañesa que se despide de su esposa e hijo para ir a cazar. A los minutos de nuestra caminata caemos en un agujero en un interminable laberinto de oscuras cuevas. ¿Nuestro objetivo? Volver de alguna manera a reencontrarnos con nuestros seres queridos. ¿Es sencillo? Para nada, en las cuevas hay una comunidad de extrañas criaturas.

Todos los problemas se solucionan charlando… o casi todos

El inventario es escaso y los recursos más

Unto the End es un juego de plataformas atípico, gran parte de su camino se apoya en la acción pero también hay otras formas de solucionar cada debate.

Al iniciar la aventura tenemos en nuestro inventario una espada, una daga de madera para arrojar que podemos fabricar y otros objetos que vamos a ir encontrando en el camino como cuero, huesos, hierbas y palos. Todo nos sirve al mejor estilo juego de supervivencia: con las hierbas hacemos tónicos y recuperamos salud, también evitamos desangrarnos y el cuero o los palos refuerzan nuestra «armadura». Todo esto se justifica ya que las batallas son muy difíciles… pero muy.

Nuestro protagonista no tiene una barra de vida, incluso no hay ningún efecto que demuestre algo que invada la inmersión realista del título. Cuando nos golpean dos o tres veces (dependiendo de nuestra armadura) morimos y tenemos que volver a empezar desde el último punto de partida.

Algunos enemigos atacan rápido y otros lento, algunos nos tiran piedras y otros se abalanzan hacia nosotros con una lanza. El combate es bastante preciso. Si la estocada es por arriba, podremos cubrirnos y contratacar, si es por abajo lo mismo. También hay un botón para empujar a nuestro contrincante. Si nos desangramos, al tiempo podemos morir. Otro punto difícil del juego es que si por algún motivo nos caemos o perdemos nuestro balance, se nos cae la espada y tendremos que levantarla si o si para poder seguir atacando.

Pero como dijimos, no todo es ir a los golpes en Unto the End. También podemos tratar de convencer a estas criaturas con ofrendas. ¿Qué quieren? No lo sabemos, tendremos que ir probando varios objetos que encontramos o aquellos que tenemos en el inventario para mostrarles a algunos que están dispuestos a «charlar» y dejarnos pasar sin hacernos daño.

Cuanto más nos adentramos más lejos estamos de volver a casa

La exploración también es una de las bases fundamentales del juego. Las cavernas son oscuras y tenemos que prender una antorcha para hacernos camino. Hay algunos lugares que para acceder tenemos que ir casi a tientas para buscar recursos.

También hay zonas de campamento que sirven para rellenar nuestro frasco que nos da salud o curar nuestras heridas, mejorar nuestra armadura y darnos un respiro por lo menos.

La crudeza del pictórico minimalismo

Ni bien abrimos Unto the End, no hay menú disponible ya estamos viendo a nuestro protagonista y el último lugar donde lo dejamos. Pasar de las oscuras y enigmáticas cuevas a las frías montañas o la niebla de los bosques nos da un poco de esperanza de estar cada vez más cerca de nuestro objetivo. Esto se logra gracias a la armonía de los colores y los contrastes simples de luces y sombras.

Gran decisión no agregar música al juego. El sonido del viento, algunas piedras que se desprenden refuerzan aún más el realismo del juego y esa sensación de soledad. También al no haber diálogos y solo murmullos; nos obliga todavía más a prestar atención a cada detalle.

REQUISITOS DEL SISTEMA
MÍNIMO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows 7 or later – Procesador: Intel Core 2 Quad Q6600 @ 2.4 GHz, AMD FX 8120 @ 3.1 GHz – Memoria: 4 GB de RAM – Gráficos: NVIDIA GT 630 / 650m, AMD Radeon HD6570 or equivalent – DirectX: Versión 9.0c – Almacenamiento: 3 GB de espacio disponible
Tarjeta de sonido: 100% DirectX 9.0c compatible sound card –

RECOMENDADO: Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits – SO: Windows 8/10 (64-bit OS required) – Procesador: Intel i7 920 @ 2.7 GHz, AMD Phenom II 945 @ 3.0 GHz – Memoria: 8 GB de RAM
Gráficos: NVIDIA GTX 660, Radeon R9-270 – DirectX: Versión 11 – Almacenamiento: 3 GB de espacio disponible
Tarjeta de sonido: 100% DirectX 9.0c compatible sound card

Conclusión

Unto the End es un juego muy desafiante. Mezcla supervivencia, plataformas y exploración dentro de una historia simple pero que no necesita dar más detalles. La acción también es muy precisa y el hecho de que podamos evitar enfrentamientos a través de ofrendas es una inclusión innovadora.

Deepest Chamber Preview: Descendiendo a la oscuridad

¡Buena gente! ¿Cómo les va? Acá Colchon una vez mas hoy con un juego de cartas al estilo Slay the Spire pero con una atmosfera mas oscura y siniestra, de la mano de la gente de Balcony Software vamos a ver si podemos sobrevivir en ¡Deepest Chambers!, vamos a ver que onda.



Crtico de Cine y fundador de la revista digital visiondelcine.com. Amante de los videojuegos desde la family en la cuna hasta una PC Gamer en el living. Sigo con esperanzas de ver Half-Life 3.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: