Nitro Kid Análisis: Carta quemada

790

Si podemos referenciar a cada lustro con algún género determinado (o algunos), se podría decir que, estos últimos años fueron la casa del indie roguelike (lite también). Cada mes aparece una decena de estos títulos cuya mayor virtud se encuentra en una dificultad endemoniada pero justa dentro de lo establecido en el formato.

Nitro Kid esta disponible para PC.

El Chico Nitroso

Nitro Kid es un roguelike isómetrico de lucha por turnos estilo tactics con construcción de mazo. Casi todos los éxitos independientes de este periodo encajados a la “tetrominó” en un solo videojuego para su disfrute.

El pequeño estudio neozelandes Wildboy Studios ya había conseguido algún murmullo de aprobación gracias a Atone su primer desarrollo con un estilo de mitología nórdica muy interesante y lleno de puzzles.

Nuestros simpáticos practicantes del Haka matutino aprecian bastante revisar culturas foráneas y para su segundo trabajo, hay una sobredosis de mezcolanza que involucra a Bruce Lee, The Mátrix, malosos ochenteros y corporaciones capaces de vender bebes por docena.

Infinity, la compañía, ha inventado un tipo de energía buena para el medio ambiente. ¿Su secreto? La extrae de pequeños niños. Mientras Greenpeace en un cumple. El protagonista (tendremos tres, dos desbloqueables con el progreso) debe entrar a cada rascacielos de Infinity atravesando escenarios plagados de malhechores dispuestos a detenerlo como sea.

RogueliTe

Nitro Kid provee un estilo visual isométrico 2D de pixel art bien definido y una paleta de colores de neón muy atractiva aunque sobreusada a esta altura, como su banda sonora synthwave y electrónica. Ojo, no quiere decir que no se disfrute. Solo que ya se vio bastante. Es, en definitiva, una mezcolanza. Por un lado tenemos el ingrediente roguelike con escenarios creados de forma aleatoria  y muerte permanente. Por allá, el modelo tactics que ha conocido un renacimiento desde hace un tiempo, y los ataques por turnos que se coordinan con sencillez con dos clics del Mouse. Ataques que se concretan (por acullá) gracias al uso de cartas de acción que recibimos tanto al principio de la partida como mediante la adquisición que se puede hacer con el dinero que recibimos por ir superando niveles.

Cada piso del edificio cuenta con un número de niveles y nosotros podemos ir eligiendo entre varios pisos que nos dicen más o menos con que nos vamos a enfrentar. Hay niveles de rescate, tiendas de compra, niveles de agarrarse a piñas, niveles de mejora. Elegir bien los pisos a encarar es importante porque nuestra barra de vida es una sola por piso, con lo cual, de ser derrotados, zip zap y a otra cosa. No todo es lágrimas en tanto parte del progreso es acumulativo como en cualquier roguelike y podremos obtener otras cartas, pasivas o incluso los personajes extra, J4X un boxeador que pega un montón y ejecuta combos y K31, una hacker símil Trinity (las comparaciones con Matrix continúan) que es complicada de dominar pero hace muchísimo daño.

Nos vamos a ver rodeados de enemigos en escenarios con pocas cuadriculas para esquivar golpes (o cuchilladas o tiros) y usar bien nuestras cartas –y cuando digo bien me refiero al borde de la perfección- es crucial. Sobre todo porque no tenemos nuestro mazo enteramente disponible, sino que como casi todos los TCG, tenemos una mano azarosa de la cual disponemos y cada carta gasta puntos de energía. Una vez reducidos esos puntos a cero pasa el turno a nuestros enemigos. Y adiós Nicanor.

Desafiante

El desafío de Nitro Kid es alto. Ya desde los primeros minutos, y sobre todo si no somos fans del género, vamos a enfrentarnos a una dificultad intensa que nos exige que le agarremos rápido la mano al sistema que, insisto, bebe de varias fuentes.  La comunión de componentes no es del todo original. Aunque tenga bastante tiempo de desarrollo, Nitro Kid siempre será un videojuego posterior a Slay the Spire o Inscryption, uno de los GOTY del año pasado. Pero no es una crítica. O no es una crítica negativa. Los géneros viven momentos de gloria y es en la repetición donde muchas veces se alcanza la excelencia. Uno puede hacer tuco en casa, o comer unas pastas con tuco de la nona, o probar el del restorant. Al final del día es tomate triturado con ingredientes y alguno nos va a gustar más que otro. Nitro Kid es interesante por eso mismo. Toma elementos de otros videojuegos, los mezcla, y cocina una salsa sólida, que alimenta y mejora lo que ya existía.

En el caso del título en cuestión creo que hubiera sido posible mejorarlo haciendo su argumento menos cliché. Entiendo que por eso se entrega a regañadientes. Porque no es considerado importante para la mecánica de avance. Es una historia sencilla que vamos adquiriendo de a migajas porque no tiene mayor relevancia.

LO MEJOR

  • Jugabilidad Sencilla y ágil
  • Aspecto visual atractivo y estilistico
  • Banda sonora movida (adquirible por separado)

LO PEOR

  • Desafío excesivo casi desde el minuto cero
  • Historia que no funciona del todo bien por todas las influencias que acarrea

Review Overview

  • 8.0

    Score

    A un precio de 2000 pesos en el Steam local, “Nitro Kid” quizás sea un poco caro para comprar hoy por hoy. Sin embargo, es uno de esos fichines que en cuanto aparezca una barata que recorte su precio a un cuarto de su valor actual, sin duda podrá descansar en mas de una biblioteca esperando ser instalado para disfrutarse un sábado a la tarde de verano. Y en eso no hay ninguna duda: es un videojuego difícil pero disfrutable.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Gamer de muchos años. Creador de la comunidad Old Gamers. Redactor.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: