Samsung Galaxy S21 FE REVIEW: un equipo con gran POTENCIAL pero…

1108

La serie Galaxy S fue siempre sinónimo de calidad premium y altas prestaciones desde el primer equipo lanzado en 2010. Desde el 2020, Samsung ha querido llevarle al usuario un equipo con las mejores características de esta serie a un precio más ajustado. Con el S20 FE Samsung logró un éxito total de ventas dejando la vara muy alta para la siguiente generación. Así, llega este nuevo S21 FE, con buenas mejoras sobre el papel, pero a un precio más elevado. ¿Será un digno sucesor del superventas del 2020? valdrá la pena el sobrecoste? el hecho de llegar más tarde, supone un riesgo en la disminución de ventas? en este completo análisis estaremos respondiendo estas preguntas y más.

GALAXY S21 FEFICHA TÉCNICA
Dimensiones
Peso
Protección
74.5 x 155.7 x 7.9mm
177g
IP68 (inmersión a 1.5 metros hasta 30 minutos)
Chipset– Exynos 2100 (5 nm)
Pantalla– Tipo: Dynamic AMOLED 2X, HDR10+
– Tasa de Refresco: 120Hz
– Tasa de muestreo táctil: 240Hz
– Tamaño: 6.4″
– Brillo máximo informado: 1200 nits
– Brillo máximo medido: 725-800 nits
– Resolución: FHD+, 1080 x 2400 pixels, 20:9 ratio (~411 ppi)
– Protección: Corning Gorilla Glass Victus
SonidoEstéreo, sin jack 3.5 mm.
Cámaras traseras– Samsung S5K2LD: 12 MP (angular), f/1.8, 26mm, 1/1.76″, 1.8µm, Dual Pixel PDAF, OIS
– SK Hynix HI-847: 8 MP, f/2.4, 76mm (telefoto), 1/4.5″, 1.0µm, PDAF, OIS, 3x zoom óptico
– Samsung S5K3L6: 12 MP, f/2.2, 13mm, 123˚ (ultra gran angular), 1/3.0″, 1.12µm
Video trasero4K@60fps, 1080p@240 fps, 720p@960 fps
Selfie– Sony IMX616: 32 MP, f/2.2, 26mm (wide), foco fijo
Video selfie4K@60fps
ColoresWhite, Graphite, Lavender, Olive
SensoresAcelerómetro, Sensor de huellas dactilares óptico, Giroscopio, Sensor geomagnético, Sensor de luz, Sensor de proximidad, barómetro
SoftwareAndroid 12 / ONE UI 4.0
Memorias (RAM/ROM)128GB / 6GB RAM (+4 GB virtual via RAM PLUS)
BateríaLi-Ion 4500 mAh/25W, 15W inalámbrico PowerShare inalámbrico
Conectividad5G, Bluetooth 5.0, Wi-Fi 6, NFC
Precio de partidaAlrededor de 700 dolares / 125 mil pesos argentinos

Diseño: gran mejora estetica siguiendo las lineas de las nuevas generaciones

El Galaxy S21 FE es más estilizado y moderno, con líneas muy similares a la familia S21, siendo más compacto, ligero y fino que el S20 FE. Ambos cuentan con policarbonato y bordes de aluminio. Por su parte el módulo de cámaras es muy similar en cuanto a diseño, pero no es de metal como en sus hermanos, sino totalmente de policarbonato, el mismo material que el resto de la parte trasera.

El equipo se siente muy bien en mano, con una buena relación de peso-tamaño por lo que queda a medio camino entre un celular compacto y los de gran tamaño, siendo ideal para contenido multimedia pero también cómodo de llevar en el día a día, algo que se agradece especialmente y nos da la posibilidad de tener una batería de mayor tamaño.

Nos gusta que siga manteniendo la protección IP68 contra el agua y el polvo y también que la pantalla ahora este recubierta y protegida por Gorilla Glass Victus.

Multimedia: una pantalla deslumbrante y sonido correcto

El Galaxy S21 FE sigue en la línea de toda la serie S, con paneles de alta calidad y un sonido estéreo destacado. En particular cuenta con un panel Dynamic AMOLED 2X, a 120 hz que se lo ve con una calidad muy alta, muy buen nivel de detalle, con colores muy precisos en el modo natural y saturados, pero sin ser excesivos en el modo intenso.

Los ángulos de visión por su parte son muy buenos y el rango dinámico es excelente, lo que nos permite disfrutar y deleitarnos del contenido en todas las plataformas. Nos gustaría, eso sí, que Samsung dispusiera de un modo como el True Tone del iPhone o de los equipos de Xiaomi, que adaptan el tono de color del panel de acuerdo a la luz ambiente.

El brillo máximo de 1200 nits en realidad es el máximo que podría alcanzar en algún punto de la pantalla con brillo automático, pero en la realidad cuando se lo mide con instrumentos a la luz del sol, llegaría a unos 725-790 nits dependiendo del instrumento de medición utilizado, lo cual lo deja por debajo por ejemplo del S21 que contaría con 70 a 80 nits más o de un POCO F3, bastante más económico. De todos modos, en nuestra experiencia, podemos visualizar todo el contenido sin problemas con luz directa.

Por su parte, hemos encontrado dos inconvenientes, que pareciera tener más que ver con el software que con el hardware; el primero es un bug que hace que el brillo se disminuya al mínimo cuando encendemos la pantalla, en algunas ocasiones de forma aleatoria, que se soluciona apagando y prendiendo la misma o yendo al brillo y variándolo levemente de forma manual. El segundo hace que, también en forma aleatoria, los fps que muestra la pantalla bajen por debajo de 60, a unos 30 aproximadamente. Lo más extraño es que cuando uno activa las opciones de desarrollador, el panel señala que seguimos en 120 hz clavados, algo que claramente no se refleja en los fps que nos devuelve el sistema, como si el panel estuviera a 120 hz, pero por algun motivo la GPU nos brindara solo 30 fps. Este problema se soluciona del mismo modo que con el brillo, apagar y prender nuevamente la pantalla.

Con respecto al audio estéreo, si bien es de muy buena calidad, siendo posible apreciar matices en cada una de las frecuencias, tiene menos cuerpo y no es tan espectacular si lo comparamos contra un S21 y hasta un S10, que lo supera especialmente en cuanto a las frecuencias bajas y más aún en volumen máximo.

Conectividad y Seguridad Biometrica: dentro de la media

Si bien el Galaxy S21 FE viene muy bien conectado, no cuenta con las últimas tecnologías; no trae Bluetooth 5.2 ni WIFI 6e, lo cual queda reservado para las gamas más premium. Pero en nuestra experiencia, todo funcionó muy bien, el alcance WIFI es excelente, el Bluetooth siempre respondió bien, sin cortes, y la cobertura 4G y 5G (que ya está llegando a la Argentina) también se mostró confiable y veloz. Nos gusta que el equipo no haya calentado en exceso en lugares con poca señal en los viajes de larga distancia que hemos realizado, algo que sí hemos visto en otros equipos de la marca.

Respecto a los métodos de seguridad, el desbloqueo facial, sabemos que no es del todo seguro, si lo comparamos por ejemplo contra un iPhone 13, pero al menos funciona bien, es consistente y con buena velocidad (aunque no es tan rápido como por ejemplo el que probamos en la Xiaomi PAD 5).

El sensor de huellas es óptico y se encuentra debajo de la pantalla. En este caso se nota el recorte, ya que no es tan rápido como el ultrasónico del S21 que nos había encantado, pero al menos es un poco más consistente que el ultrasónico del S10, es decir, falla menos. La experiencia en general podemos decir que nos ha dejado conformes, aunque esperamos que mejore con futuras actualizaciones, especialmente en cuanto a velocidad. Por mencionar algo más, la animación al desbloquear con el sensor se ve bastante lagueada, en el momento en el que el sensor se ilumina, algo que también podría mejorarse.

Batería: insuficiente para usuarios exigentes

Los números con la autonomía de batería son variados respecto a lo que hagamos y si utilizamos el equipo a 60 o 120hz. A primera vista es una pantalla de alto consumo ya que, en primer lugar, técnicamente parece consumir en exceso (tal vez por uso con brillo algo más alto de la media en opción automática) y a que, en segundo lugar, no tiene una frecuencia de actualización variable, y siempre estará a 60 o 120 hz, diferente a lo que encontramos con un S21 o S22, que va de 48 a 120 hz adaptable de acuerdo a lo que estemos haciendo.

Si estamos a 120 hz, difícilmente pasemos las 4 hs y media de pantalla activa, mientras que si pasamos a 60 hz podremos llegar a 5 horas y media o 6 horas si hacemos un uso más relajado, pero como máximo y muy ocasionalmente. Esto se traduce en 1 día de uso intensivo a 60 hz, y de 12 a 18 hs si lo utilizamos a 120 hz haciendo uso de la cámara, alguna videollamada y lógicamente redes sociales. Esto quiere decir que necesariamente deberemos cargar el teléfono antes de que termine la jornada si lo llevamos a 120 hz, algo muy muy negativo en los tiempos que corren.

Dado el tamaño de pantalla (no demasiado grande) y una batería de 4500 mAh, esperábamos bastante más de este equipo en este apartado. El mejor ejemplo de esto lo encontramos en el Motorola Edge 20 Pro, el cual nos daba hasta 8 hs de pantalla activa traducidas en casi 2 días de uso y usando el equipo siempre a 144 hz, con la misma capacidad de batería y un panel bastante más grande.

Para agravar la situación, el equipo carga a un máximo de 25W, y ni siquiera el cargador viene en la caja. Uno de los días de prueba, teníamos la batería al 12%; necesitábamos cargarlo ya que teníamos un evento de prensa, y contábamos con 30 minutos. En esos 30 minutos logró cargar de 12% a 50%. Cuando uno considera que hay equipos con cargas de 60W y hasta 120W (que cargan de 0 a 100% en menos de 20 minutos) pensamos que Samsung debería mejorar de forma urgente en este aspecto. Mientras tanto, sugerimos poner la mayor parte de aplicaciones en suspensión profunda para que no consuman en exceso.

Entendemos la razón por detrás de no querer implementar cargar más rápidas, en el sentido que no quieren que las baterías se degraden en exceso al someter a las baterías a estrés térmico, pero lo que se pide es que el usuario sea el que pueda elegir, si cargar a 120W o a 25W, en cuyo caso, la gran mayoría podría optar por cuidar la batería y cargar a 25W en el 90% de los casos, pero contar con esos 120W en los días que más lo necesitemos. El hecho de contar sólo con una de estas opciones y que sea la más lenta, genera estos problemas.

Por último mencionar que el sistema nos da la opción de cuidar la batería de sobrecarga, al limitar el porcentaje hasta 85%. Entendemos que si bien la autonomía, como dijimos, no es la mejor es una opción para prolongar la vida util de la misma, siempre que no necesitemos de esta al estar en un lugar en donde podemos acceder a un cargador.

Software: One UI 4.0 es una capa muy completa pero mal optimizada

Históricamente, las capas de personalización de los equipos de Samsung, no han tenido buena fama, sobre todo, por los problemas de lags, ralentizaciones, y escasa fluidez general del sistema, sobre todo en sus inicios con TouchWiz. Luego, con Samsung Experience, evolucionó con mejoras de estabilidad y agregados, disminuyendo el bloatware, aunque estéticamente seguía lejos de la experiencia stock de Android. Finalmente llegamos a ONE UI, que mejoró considerablemente desde el punto de vista estético y funcional, agregando opciones realmente útiles para el usuario y ha ido mejorando progresivamente alcanzando un pico de madures en su versión 3.1, que sin ser perfecta, lograba un buen equilibrio de funcionalidad y estabilidad.

Con One UI 4.0 pareciera que hemos vuelto al pasado, ese período en donde los problemas de optimización encarecían la experiencia de uso notablemente. La sensación con esta versión, es de un software verde, en fase BETA, con múltiples bugs y lags que han incluso obligado a algunos usuarios a devolver el equipo.

La cuestión es la siguiente: ¿podrá Samsung arreglar todo esto? la respuesta la podemos encontrar en los nuevos Galaxy S22. Recientemente hemos probado estos equipos en un Samsung Store, y hemos tenido la sensación de que todo estaba más pulido, con más estabilidad y mejor fluidez en la nueva versión de ONE UI 4.1. Esta versión ya está anunciada para el S21 FE, así que solo queda esperar a que llegue y solucione todos estos inconvenientes.

Pero aun así, no todo es malo con la versión 4.0, ya que desde la funcionalidad, es sin dudas una de la mejores y más completas del mundo Android.

Las posibilidades que ofrece esta capa son innumerables. Comencemos por Samsung DeX. Esta es una funcionalidad que permite realizar tareas varias entre dispositivos, con solo conectar el equipo, por medio de un cable USB, a un monitor o TV para verlo en la pantalla grande; también es posible usarlo en modo inalámbrico, aunque con más latencia.

Por el lado del panel, pantalla Edge, nos permite acceder a distintas aplicaciones haciendo un swipe desde los costados. Asimismo, podremos acceder a la pantalla con un doble toque y apagarla con la misma acción; también podremos, mediante la funcionalidad Always On Display, tener la posibilidad de acceder por medio de un solo toque en la pantalla a la hora, la fecha y demás información que otorga el sistema, en algo similar a una pantalla de bloqueo. Por supuesto podremos mantener esta información todo el tiempo activa, pero considerar que el gasto de batería es muy superior. También contamos con una función para poder grabar el contenido que estamos viendo.

Podemos tener acceso a diferentes temas, fondos de pantalla e incluso podremos optar por cambiar los iconos que vienen de fábrica. Asimismo, podremos adaptar la paleta de colores del tema que estemos usando en funcion del fondo de pantalla que hayamos elegido.

Además, contamos con Bixby, un asistente virtual con el que podemos interactuar y consultar información. Samsung sigue insistiendo con este asistente cuando contamos con el de Google que en nuestra opinión ha evolucionado mucho en el último tiempo llegando a estar en su punto más alto; no tiene competencia actualmente ya que en rendimiento y funcionalidad se comporta de forma muy superior al resto, y sí, también por encima de SIRI, asistente de Apple.

Incluso podemos acceder al Google Assistant mediante un comando de voz incluso con la pantalla apagada, algo que nos encanta. También en esta versión de One UI 4.0, tenemos finalmente acceso al feed de google, haciendo un swipe hacia la izquierda, lo cual también nos parece un gran acierto, ya que antes solo podíamos contar con Samsung Free, un servicio que está lejos de lo que nos puede ofrecer Google. Samsung entiende esto y además, escuchó las demandas de los usuarios.

Entre otras funciones:

  • Quick Share: permite que las personas envíen archivos a nuestro equipo.
  • Music Share: permite que nuestros amigos reproduzcan música en un altavoz bluetooth.
  • Levantar para activar: en la cual la pantalla se enciende al levantar el teléfono.
  • Fijación inteligente: la pantalla no se apaga mientras se la mira.
  • Silenciador rápido: silencia las llamadas y las alarmas mediante uso de gestos.
  • Alerta inteligente: el teléfono vibrará cuando se lo tome después de haber perdido llamadas o recibidos mensajes.
  • Modo hora de dormir: cambia la pantalla a escala de grises y silencia llamadas y sonidos.
  • Modo concentración: evita distracciones del teléfono y nos enfoca en las tareas.
  • Captura y grabación de pantalla
  • Game launcher: para organizar nuestros juegos
  • Smart View para ver la pantalla del teléfono o reproducir contenido en una TV u otro dispositivo para reproducir pantalla.
  • Protector de la vista: protege los ojos mediante la reducción de luz azul y uso de colores más cálidos. Puede ser fijo o adaptable respecto a la hora del día.

Rendimiento: varios problemas, de la mano del Software y falta de optimización

El S21 FE forma parte de una familia dotada con chips muy potentes y Hardware top de los cuales comparte en parte alguno de ellos; en particular, lleva el Exynos 2100 con 6 GB de RAM, expandibles mediante RAM plus en 4GB más que utiliza parte de la memoria interna UFS 3.1 que alcanza los 128 GB.

La experiencia fue muy regular utilizando los gestos de navegación, a tal punto que hemos tenido que cambiar a los botones de toda la vida, ya que se presentaban muchos lags que empañaban la experiencia con frecuencia. Si elegimos los botones, se aprecia una mejora, pero aun así sigue habiendo lag y percepción de falta de suavidad en las transiciones. Esto no tiene que ver con el Hardware que es muy potente, sino más bien con una optimización del software.

Pero más aún, si hablamos del rendimiento general y la experiencia de uso en el día a día, nos encontraremos con varios problemas, relacionados a más bugs y falta de optimización. No es un tema constante, pero sí aparece con cierta frecuencia, en forma aleatoria, y especialmente cuando forzamos al equipo y lo exigimos. En estos casos, se pueden observar lags importantes, ralentizaciones e incluso cierre de aplicaciones.

Con respecto al rendimiento en juegos los resultados son más de lo mismo, pero más aun, existe otro problema que tiene que ver con algo que recientemente salió a la luz sobre la limitación que Samsung imparte sobre el chipset para que la batería dure más. En Genshin Impact la experiencia es realmente mala, incluso jugando con gráficos medios, pero en muy altos es prácticamente injugable. Hicimos lo mismo inmediatamente con la Xiaomi PAD 5 con el Snapdragon 860 que a priori es un chip menos potente que el Exynos 2100 y la diferencia es abismal a favor de la PAD 5. El resto de los juegos muestran un rendimiento aceptable, pero con constantes bajas de FPS.

Si bien cuando probamos el s21 el año pasado, no tuvimos la experiencia más rápida en cuanto a rendimiento, tampoco habíamos experimentado todos los problemas que sí hemos encontrado en este s21 FE, con un Hardware bastante similar (la diferencia más importante tiene que ver con que este último tiene 2 GB de RAM menos). Lo cual nos lleva a concluir que el gran problema (el más importante pero tal vez no el único) de este equipo sea esta versión de ONE UI 4.0 de la que ya hemos hablado en el apartado anterior.

Finalmente, mencionar que el rendimiento del motor de vibración es bastante mediocre, más cercano al de un gama media, y absolutamente diferente al de un S21 o S22, que son fuertes y rápidos. Éste es muy largo con una respuesta débil, por lo que la combinación es muy mejorable.

Cámaras: versatilidad y calidad

El S21 FE tiene, al igual que su hermano menor el S20 FE, un set de cámaras muy versátil, compartiendo, además, los mismos sensores. De igual forma, hemos visto una mejora a partir de la incorporación de un chip más avanzado y un mejor tratamiento de las fotografías a través de la IA (inteligencia artificial).

Comencemos con la cámara principal. Los resultados, sin lugar a dudas, al igual que el S21 están a la altura de un equipo de gama alta de entrada. Mencionar que las pruebas se hicieron con el optimizador de escenas activado, que en general realza los colores, saturándolos más pero también generando un aspecto más destacado visualmente. Es cierto que esto puede generar que las tomas se vean alejadas de la realidad, pero en cualquier caso siempre contamos con el modo normal, si desactivamos el optimizador, algo que puede ser conveniente para los amantes de la fotografía. Desde un punto de vista crítico, una fotografía es mejor, mientras más se parezca a la realidad. Pero esto puede no ser así para el público masivo, y de ahí la decisión de Samsung.

El rango dinámico es realmente muy bueno sin llegar a ser excelente, observándose un buen balance entre luces y sombras, por lo que nunca veremos fotos sobreexpuestas o subexpuestas, como si pasaba con el Motorola Edge 20 Pro por ejemplo.

La reproducción de colores es muy buena a la vista, activado el optimizador, ya que si bien como dijimos muestra colores muy intensos, saturados, le dan vida a las fotografías, con un perfil más bien frío. Si deseamos colores más cercanos a la realidad como dijimos, recomendamos desactivar el optimizador.

El nivel de detalle es muy bueno, mientras que el procesado se lo percibe bastante suave en general, no tan agresivo, aunque sigue sin ser tan bueno como el del S20 Ultra que probamos el año anterior, más allá que la comparación no sea tan justa ya que se trata de un equipo de gama superior. No se observan imágenes empastadas o grandes parches de colores, por lo que en conjunto nos otorga imágenes de muy buena calidad.

El gran angular presenta un balance de blancos considerablemente diferente, con colores mucho más cálidos si los comparamos contra el sensor principal, algo que realmente no nos gusta, y muestra la diferencia entre otros equipos de la marca.

El nivel de detalle desciende bastante, respecto al sensor principal, mientras que el rango dinámico se comporta en forma correcta por tratarse de un sensor angular. Por suerte no se observan aberraciones importantes, ni grandes distorsiones en las esquinas. Las fotos de día en general nos han gustado, estando medinamente altura de un equipo de este precio, sin llegar a ser el mejor desde luego.

El teleobjetivo de 3 aumentos ópticos, por su parte, consigue en general, fotografías de muy buen nivel. Podemos alcanzar hasta un máximo de 30 aumentos digitales, conservando bastante calidad hasta los 5 o 6 aumentos, siendo aún aceptable hasta 10, ya que a partir de allí la pérdida de nitidez es considerable. El rango dinámico es muy bueno y el balance de blancos es muy cercano a la realidad, el mejor de los 3 sensores sin dudas. Lo particular es que este sensor es de 8 MP, pero las fotos salen reescaladas a 12 MP. Esto no es la primera vez que lo vemos, ya que otras empresas también lo han implementado. El resultado como decíamos, es muy bueno.

Comenzamos con una secuencia de todos los sensores en condiciones de día:

COMPARATIVA S21 VS S21FE

En comparación a la cámara del S21 que ya probamos hace unos meses, sale muy bien parado, mejorando incluso en algunos casos, siendo en general una cámara bastante equivalente. El s21 muestra un ligereo mejor rango dinámico en algunos casos. El gran angular es ligeramente mejor en el S21 FE dado que en las esquinas se percibe mejor nivel de detalle. El teleobjetivo de día, también muestra un mejor nivel de detalle general en el S21 FE.

FOTOS NOCTURNAS

De noche con el sensor principal podemos ver resultados dispares dependiendo de la cantidad de luz disponible, es decir, si la foto es tomada en una zona con iluminación artificial, podríamos decir que los resultados son bastante buenos, pero cuando la luz cae, ni siquiera con el modo noche podemos tener calidad en la imagen, con exceso de ruido y poco detalle (nótese en los ejemplos que mostraremos a continuación).

Con el gran angular, de noche los resultados caen en picada, con fotos empastadas, con alto nivel de ruido y pobre nivel de detalle. También debemos decir que esto es algo común en estos sensores, pero aquí, se nota un poco más.

De noche las fotografías con el teleobjetivo son más que dignas. El problema es que la apertura de f2.4 no ayuda a la hora de obtener más luminosidad, y cuando comparamos una imagen de la luna contra un s21 que tiene un sensor con apertura f2.0, es ligeramente mejor la iluminación que podemos obtener con este último, pero el S21 FE queda muy muy cerca, con resultados excelentes con el zoom de 30 aumentos, igualando al S21 en nivel de detalle.

Selfies

Los selfies nos han gustado mucho, tanto en interiores como en exteriores y el modo retrato. El balance de blancos es muy acertado, con muy buen nivel de detalle y un rango dinámico balanceado. El único detalle a tener en cuenta es que como es una lente de foco fijo, deberemos prestar atencion a la distancia de enfoque óptima.

VIDEOS

Si hay un apartado en el que Samsung siempre destaca en todas las gamas, pero especialmente en la alta es en los videos. En este caso podemos ver un excelente nivel de detalle, con buen rango dinámico y una excelente estabilización de la mano de la combinación entre Hardware y Software, que en este caso favorece en los resultados.

La única contra es que, al igual que en los S21 que probamos el año pasado – y de lo que sucede en los iPhones de última generación – se observan puntos blancos como una suerte de reflejo de las luces en condiciones nocturnas, algo que no se observaba por ejemplo en los s10 y s20.

Review Overview

  • DISEÑO7.5
  • PANTALLA 8.5
  • AUDIO 7.5
  • BATERÍA6
  • RENDIMIENTO 6
  • CÁMARAS8.5
  • CONECTIVIDAD8
  • SEGURIDAD BIOMETRICA 7
  • SOFTWARE5
  • HARDWARE8
  • 7.2

    Score

    El S21 FE es el resultado de un rejunte de Hardware de diversos equipos de la marca, como el S20, S20 FE y S21 con un diseño que sigue las líneas de la familia S21. De este último hereda el Chipset Exynos 2100, la conectividad 5G, el diseño (pero no sus materiales) y el cristal Gorilla Glass Victus. Del S20 FE hereda sus cámaras, almacenamiento, RAM, seguridad biométrica y batería, mientras que del S20 hereda su pantalla. El resultado es un equipo con buen Harware pero que en estos momentos se encuentra muy mal optimizado por un Software con múltiples bugs. Nos gustó en general la experiencia general con sus cámaras y su pantalla pero nos decepcionó mucho su batería. Es un equipo que tiene un potencial grande, y que, por lo tanto, puede mejorar a futuro con actualizaciones. La cuestión es que, a día de hoy, considerando que este equipo se vende a 125.000 pesos argentinos, tal vez siga siendo más conveniente, por precio, obtener un S20 FE con Snapdragon, o directamente un S21 que en oferta es posible adquirir a un precio incluso menor.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Meteorólogo de profesión, egresado de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. Emprendedor empresarial (EMPRETEC-Naciones Unidas). Especialista en tecnología y editor en jefe de Bitwares.net.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: