Serial Cleaners Análisis: A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar

647

Desarrollado por Draw Distance y distribuido por 505 Games, SERIAL CLEANERS nos propone una idea realmente novedosa e interesante: ésta vez no somos los encargados de eliminar a todos nuestros enemigos, sino que nuestra función es limpiar el desastre que queda después de eso, antes de que llegue la policía. La verdad que el concepto es más que atrayente, y ahora vamos a ver cuan bien fue ejecutada tan maravillosa idea.

SERIAL CLEANERS se encuentra disponible para Playstation 4, Playstation 5, Xbox One, Xbox Series y PC

UNA SEGUIDILLA DE ANÉCDOTAS DIVERTIDAS

La historia de SERIAL CLEANERS es tan bizarra cómo su concepto. Un grupo de “limpiadores” se juntan a festejar la Navidad y se ponen a contar una serie de divertidas anécdotas sobre sus comienzos o los momentos más emocionantes de su trabajo. ¿A qué se dedican? Pues a limpiar escenas de crímenes. Nada más y nada menos que eso. Diferentes grupos mafiosos contratan los servicios de estos muchachos, cuya función es dejar cada lugar donde hubo asesinatos, tiroteos, ajustes de cuentas y otras cositas, impecables. Nada de sangre, cadáveres, pruebas incriminatorias o partes de cuerpos humanos. Todo eso antes de que la policía llegue a terminar de investigar la escena en cuestión.

El grupo está compuesto por Bob, el más viejo y sabio del grupo, y el encargado de reclutar y enseñar el trabajito al resto, Lati, una morena súper ágil que puede escapar de la vista de los perseguidores con movimientos del mejor parkour, Viper, una joven hacker que utiliza toda la tecnología a su alcance no solo para abrirse camino por los lugares más recónditos sino también para confundir o despistar a los miembros de la ley, y por último Psycho, que como su apodo lo dice, es un maniático que gusta de desmembrar los cadáveres con una motosierra, ya sea para transportarlos más fácilmente o para arrojar piernas o brazos a las cabezas de los policías y así desmayarlos.

QUE LINDA TE VES TRAPEANDO, ESPERANCITA

Podríamos definir al juego como una especie de “simulador de sigilo “. Desde una perspectiva isométrica, controlamos a uno o más de los personajes en cada misión, dónde el objetivo es eliminar cualquier prueba que se encuentre en cada escena de crimen, evitando que la policía nos vea en todo momento. En general habrá una determinada cantidad de sangre que limpiar, pruebas que recuperar y cuerpos (o pedazos de ellos) de los cuales deshacerse. Para lograr nuestro cometido tenemos múltiples herramientas, además de las habilidades personales de cada limpiador. Una aspiradora para quitar las manchas de sangre (la cuál hace ruido y por supuesto atrae a la policía a nuestra posición), múltiples escondites y recovecos en el entorno para escondernos u ocultar los cuerpos, y lugares donde activar sonidos o apagar luces que nos permitan ocultarnos o distraer a la ley.

Nuestra misión es ir llevando cada cosa comprometedora a nuestro auto u objeto que sirve para destruir evidencia, de acuerdo a cada misión, dónde además podemos salvar la partida a cada momento. Cómo no hay un límite de tiempo, podemos tomarnos todo el tiempo justamente que querramos para cumplir cada paso, e incluso grabar nuestro progreso constantemente en el punto de entrega, por lo cual la idea es que juguemos pacientemente y nos tomemos las cosas con mucha calma, haciendo todo poquito a poquito.

Cada policía o guardia de seguridad tiene un patrón de movimientos preestablecido, pero el mismo cambiará de acuerdo a si nos llegan a ver, el ruido que hagamos o si notan que movimos o recogimos alguna pieza de evidencia que antes estaba en su rango de visión. Mientras más se haga notar nuestra presencia en cada zona, su actitud también cambiará, desde empezar a dudar de si vieron u oyeron algo, pasando por registrar todo de manera más agresiva hasta llegar a caminar armados y dispararnos a la primera de cambio. Pero nosotros también tenemos la posibilidad de ir bajando ese nivel de búsqueda si nos mantenemos lo suficientemente quietos o alejados del peligro un buen rato, por eso, y repito, la paciencia será nuestra herramienta más valiosa para salir airosos en todos los niveles.

ATMÓSFERA RETRO EVERYWHERE

La historia del juego arranca en la Navidad de 1999, pero las anécdotas que cuentan los limpiadores van variando desde principios de los 80s hasta ese mismo año, con los consecuentes cambios de ambientaciones, diseños de personajes, música y todo lo demás. A pesar de la visión isométrica y la gran cantidad de detalles de cada nivel, todos y cada uno de ellos están muy bien realizados y son acordes al año en que transcurre cada historia. Además de la visión normal, cada limpiador tiene una visión especial que resalta todos los detalles del escenario al tiempo que ralentiza el movimiento, por lo cual podemos ver todo aún en mejor definición. De todas formas, y a pesar de incluso tener varios pisos algunos de ellos, los escenarios no son demasiado amplios y tienden a tener una movilidad bastante limitada, por lo que muchas veces el jugar va a ser entrar, hacer un par de cositas, salir, grabar, entrar de nuevo y así.

Los diseños de personajes y sus diálogos tienen un estilo parecido a un cómic, y un detalle que me llamó particularmente la atención es que los rostros de los personajes están inmóviles durante las escenas, e incluso sus voces suenan como “tapadas”, por lo que da la sensación de que estuvieran usando máscaras todo el tiempo en vez de mostrar sus caras reales. No sé si esa fue justamente la intención de los desarrolladores. De todas formas, las actuaciones de voz están bien y son adecuadas a la personalidad de cada uno de ellos.

La música, por su parte, no es tan atractiva como el resto de los aspectos técnicos. La mayoría de las melodías son bastante simplonas, series de tonos tipo electro o house que en principio van bien con la atmósfera del título, no están mal pero el problema es que se vuelven repetitivas demasiado pronto, y como a veces las misiones duran más de media hora y requieren bastante atención y concentración, pueden llegar a volverse molestas una vez que escuchamos los mismos sonidos todo el tiempo que estemos en ese nivel.

UNA IDEA NO APROVECHADA DEL TODO

Si hay algo que no se pude negar, es que SERIAL CLEANERS es muy original en su planteamiento. A las clásicas secuencias de sigilo se suma un humor bastante negro (el equipo se toma su laburo de manejo de cadáveres cómo si estuviesen manipulando, no sé, cajas en el correo), un art style piola, cierta variedad de mecánicas que aportan diversidad y en general una jugabilidad sencilla.

Ciertos detalles morbosos, como que algunos enemigos se desmayen al vernos cortar un cadáver con una motosierra o que podamos usar brazos o piernas cercenados cómo armas arrojadizas terminan resultado divertidos y el juego nunca se siente como que abusa del gore gratuito (de hecho cuando despedazamos los cuerpos aparece un cartel gigante con la palabra CENSURADO tapando la escena).

Si bien está lleno de detallecitos lindos y copados, el principal problema de SERIAL CLEANERS es que la novedad y la emoción se terminan demasiado rápido. Todo lo que el juego tiene para ofrecernos lo vemos en un ratito, y como además no es un juego corto (son 20 misiones de aproximadamente media hora cada una, así que el viaje nos va a durar más o menos 10 horas), tener que hacer lo mismo una y otra vez todo el tiempo termina volviéndose repetitivo.

Cómo mencioné, hay pequeñas variaciones en las mecánicas jugables pero apenas aportan a la variedad, así que básicamente vamos a estar haciendo el mismo procedimiento una y otra vez en todo lo que dura el juego. A medida que se va avanzando lo único que va cambiando es la cantidad de enemigos que nos persiguen u objetivos a limpiar, lo que requiere que aún seamos más pacientes en cada misión.

En resumen, la idea está piola y la ejecución se me ocurre que fue aplicada de manera correcta. Pero algo que a priori sonaba muy copado (le tenía todas las ganas a este juego desde que ví su primer anuncio) termina volviéndose algo completamente mecánico y muy monótono, y si no somos lo suficientemente chill para jugar hasta nos puede terminar aburriendo.

Yo por mi parte recomiendo darle aunque sea una pasada, principalmente por el morbo de sentirse un limpiador de cadáveres (que estoy 100% seguro de que es un oficio en la vida real), pero la realidad es que más que un “apenas aprobado” no siento que pueda decir otra cosa de SERIAL CLEANERS.

Serial Cleaners

  • Historia7
  • Jugabilidad6
  • Innovación9
  • Gráficos7
  • Música y Sonido6
  • 7.0

    Score

    Más de uno va a poder cumplir el sueño de trabajar para mafia con éste título, que viene cargadito de novedades y cositas interesantes. Lamentablemente, la sorpresa dura poco y se termina volviendo un juego repetitivo y que la única habilidad real que requiere para jugar es la paciencia. No está mal, la idea no se antoja mal ejecutada pero la premisa no termina siendo todo lo copada que parecía. Vale la pena probarlo pero no va a quedar en el corazón de nadie.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Gamer furioso desde el lanzamiento de la Atari 2600, hace mucho (mucho) tiempo. Orgulloso padre de dos hijas que siguen mis pasos. No quiero morir sin ver el final de Berserk, Shenmue y la vuelta de la revista Action Games.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: