Ashwalkers Review: Un camino gris

371

El pasado 15 de Abril se estreno Ashwalkers, un juego narrativo de supervivencia del estudio independiente francés Nameless XIII.

El género post apocalíptico ha dado grandes exponentes en el cine y también alguno que otro en los videojuegos. De cierta forma, son videojuegos que manejan un grado de dificultad menos complejo.

Exceptuemos para el análisis al universo Fallout o Metro desde ya. Por lo pronto, estos mundos trágicos y caóticos suelen ser solitarios. Las ciudades no existen o están derruidas. Los mapas pueden ser enormes, pero no son tan importantes como la historia, que es aquello donde Ashwalkers destaca.

Ashwalkers Review: Un camino gris

Caminantes no hay Camino

También sobresale el tono. El ambiente. Piensen en la novela de Cormac McCarthy «The Road» (o su película homónima). Un mundo agreste y descolorido –literalmente, en tanto el juego está desarrollado en blanco y negro con apenas detalles de color- escaso de alimento, de calor y de vida.

Estamos en control de un grupo de cuatro: Petra, la líder del grupo; Nadir, una suerte de exploradora; Sinh, un guerrero fuerte pero amable y por último Kali, un intelectual. Han pasado 200 años desde que ocurriera un cataclismo que acabó con gran parte de la vida. Nuestro grupo transita sus desvaídos y áridos pasillos en búsqueda del “Domo de Domos”, ese lugar utópico que existe en toda novela o película del género post apocalíptico y que les otorga a los protagonistas un poco de esperanza.

Ashwalkers Review: Un camino gris

La esperanza es vital en Ashwalkers. De tanto en tanto, el camino les ofrecerá registros del pasado y amenazas múltiples que pondrán en riesgo la templanza general. Cuando alguno de los cuatro personajes se deprime, los riesgos son mayores. Y de por sí, son muchísimos.

El camino es lineal, no es un mundo abierto, pero esta lleno de opciones ensayadas en una forma muy inteligente y agradable. Nos las provee el videojuego como si se erigiera en un maestro de rol. “¿Vas por acá o vas por allá?” “¿Atacas a los lobos de frente o prendes un fuego?”. Como dice su subtitulo, Ashwalkers es un diario de supervivencia y lo importante no es aprender mecánicas de lucha o de movimiento. Como jugadores solo nos concentramos en caminar y recolectar recursos.

Ashwalkers Review: Un camino gris

Cuando tenemos que tomar una decisión, luego el videojuego nos comenta las consecuencias de la misma. “Peleaste con lobos, Kali está herida”. Mediante diálogos, los personajes nos irán sugiriendo que necesitamos para avanzar. Tal vez nos falte alimento, o medicina, o madera. Y los espacios en cada mochila son limitados. Es fundamental saber cuando acampar, que es un momento libre de peligros donde podemos alimentar a nuestros personajes, hacer que charlen, que duerman o que exploren por fuera del juego.

Una Experiencia Melancólica

Tanto la gama de grises como la banda sonora que recuerda a los compases de Santaolalla para The Last of Us, terminan redondeando una sensación muy clara de tristeza ante la desesperanza absoluta. A eso apuntan los desarrolladores de Nameless XIII, un estudio francés nuevo creado por Herve Bonin, uno de los fundadores de Dontnod, y detrás del éxito bestial de Life is Strange.

Ashwalkers Review: Un camino gris

El concepto de Ashwalkers fue diseñado por Matteo Gaulmier, un desarrollador novato que construyó el universo del videojuego con algunas referencias (Le Rapport de Brodeck) del género y luego, junto con su equipo, las fueron remodelando hacia otros tipos de postapocalipsis no muy vistos, como el apocalipsis de ceniza, que en el caso de Ashwalkers proviene de un desastre volcánico. No hay grandes explicaciones del lore del universo, ni tampoco son necesarias. Accesorias, quizás, para sumar a una necesidad personal de tener contexto.

La atmosfera es entonces en tonos de gris, llenos de ceniza, tormentas de viento y lluvias desangeladas que fuerzan al grupo a detenerse, a descansar y a compartir sus penurias al calor de una hoguera.

La jugabilidad, limitada a caminar, farmear recursos y decidir, también asiste a esa rutina. La muerte es invisible y no requiere despliegues. Hay 34 finales posibles que van alternándose de acuerdo a nuestras elecciones y en muchos de ellos hay chances de perder integrantes. El apocalipsis es así: infame. Somos nosotros como jugadores quienes decidimos que nuestras runs sean como son. Violentas, pacíficas, contemplativas, exploratorias, veloces, lentas o breves. Es parte de la idea del equipo de devs que los juicios son personales, y que las opciones que tomemos en el trayecto hablaran más de nosotros que el videojuego en sí.

REQUISITOS DEL SISTEMA:
MÍNIMO: SO: Windows 7 or higher – Procesador: NVIDIA GeForce GTX 670 or analogue with 2GB VRAM
Memoria: 4 GB de RAM – Gráficos: Intel Core i5-2400 @ 3.1 GHz or AMD FX-6300 @ 3.5 GHz or equivalent
DirectX: Versión 9.0 – Almacenamiento: 10 GB de espacio disponible

Conclusión

  • Historia9
  • Jugabilidad10
  • Innovación8
  • Gráficos10
  • Música y Sonido10
  • 9.4

    Score

    Ashwalker revela con poco un pasado provisto de matices que cubren al juego de un brillo que parece ajeno. No es un videojuego que vaya a emocionar, conmover, aterrorizar o exaltar como otros tantos exponentes del estilo. Es una creación independiente (y notablemente europea) cuyo fin es examinar nuestros confines humanos desde un diván o desde un montículo duro en un horizonte sin estrellas. El experimento es luminoso y lleno de éxito. Todo lo distinto a jugarlo.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Gamer de muchos años. Creador de la comunidad Old Gamers. Redactor.


One thought on “Ashwalkers Review: Un camino gris

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: