Triangle Strategy Review Switch: La narración por encima de la jugabilidad

692

Luego del gran acierto de Square Enix con el aclamado Octopath Traveler, su primo-hermano Triangle Strategy hace su aparición a principios de este mes, probablemente tratándose de una nueva línea temporal de su predecesora, sino no se entenderían las similitudes.

Esta entrega es el clásico RPG y Estrategia, pero con una puesta mucho más marcada a lo que hoy se conoce como storytelling.

Triangle Strategy esta disponible para Nintendo Switch.

Tres naciones, una guerra    

En un mundo dominado por el poder del mercado y la oferta/demanda, tres naciones se alzan al poder explotando sus recursos naturales e imponiendo su monopolio por encima de las otras dos. En este territorio llamado Norselia, el mercadeo, la sal y el hierro ocupan el papel más importante, más que el oro.

El mercado es ejercido por Glaucoburgo, la cual al ser la nación intermedia tiene todas las fronteras en su haber, sin las cuales las otras dos perecerían de tan solo intentar aislarse.

Por otro lado, tenemos la sal. Sin ésta el hombre dejaría de saborear y de disfrutar la comida. Se consideraba a la misma como una deidad aparte, capaz de potenciar los alimentos o dejarlos completamente estropeados. En esta ocasión la nación del desierto y Santa Sede, Dunalgida, es quien tiene control absoluto. Es tanto su poder que las demás naciones comercializan la sal a través del mercado negro debido a los grandes aranceles impuestos por la misma.

Luego está el hierro, relacionado al poder militar y la posibilidad de defenderte de las otras dos naciones. El Archiducado de Fraguahelada tiene control y poder sobre este bien material, considerándose como la más temible de las tres naciones. Son más fríos que el mismísimo hierro, tanto en la toma de decisiones como a la hora de matar.

Varios años atrás, estas potencias entraron en disrupción. Cada una opto por hermetizar su monopolio de tal manera que el mundo sucumbía ante la no comercialización de bienes necesarios para vivir, sin poder cocinar siquiera la carne que cazaban y defendiéndose con palos y piedras. De todas formas, las tres naciones sabían que al final del camino debían de llegar a un acuerdo o todas caerían tarde o temprano. A este evento se lo denominó la Guerra Ferrosalina.

Nuestra historia comienza con Serinoa, el príncipe de la ciudad de Wolffort dentro del imperio de Glaucoburgo. Son considerados los vasallos más poderosos, y por consiguiente, los encargados de defender la corona y al rey de la capital de Glaucoburgo. Nuestro príncipe cree en la paz entre las naciones y luchara a mano desnuda si fuese necesario para poder lograrlo.

El poder reside en la información

Triangle Strategy trae consigo un condimento increíble embebido en su clásica jugabilidad de RPG/Estrategia. La toma de decisiones es crucial a la hora de la narrativa. Sí ya lo sé, no es el primer videojuego con esta característica, déjenme terminar. Ahora viene lo más relevante, el poder de la información.

Por lo general estamos acostumbrados a una entrega en donde dependiendo de las decisiones que tomemos como jugadores, encontraremos diferentes finales o algunos cambios argumentales en la narrativa. Esta entrega nos trae tres aristas que forjaran el camino de la historia, la información recopilada en cada capítulo, la decisión tomada y la naturaleza de la misma.

¿A qué voy con esto último? El ser humano basa sus decisiones tomando muchísima información de su entorno y también en base a su personalidad. Estos dos mundos se interpelan en Triangle Strategy. ¿Serás una persona libre, moral o pragmática?

En cada una de las decisiones nucleares, deberemos de ser cautelosos a la hora de decidir. Y no solo eso, deberemos de escuchar a nuestro equipo y lograr convencerlos de tomar la decisión que nosotros consideramos acorde a nuestro rol. Serinoa plantea una política democrática, en donde cada integrante de la party tendrá su afinidad hacia ciertas situaciones históricas y con una personalidad marcada, con lo cual la diversidad de escenarios es casi infinita. Nosotros como líderes tomaremos una decisión basándonos en un sistema de votos, los cuales definirán el correr de la historia.

Pero aguarden, tendremos un momento previo en donde podremos intentar convencer a nuestros amigos de cual es para nosotros el camino a seguir, lo cual podrá provocar un cambio en su voto a posterior.

Durante la toma de decisiones, cada amigo tendrá una postura determinada previa a la votación. Es acá en donde hablaremos con los “opositores” para lograr convencerlos de tomar la decisión que nosotros creamos que es la correcta en ese momento.

Por parte de la dinámica de combate, no difiere demasiado de las entregas del estilo. Pelea repleta de habilidades, stats y diferentes combinaciones de estrategias para lograr la victoria.

Al ir avanzando, subiremos de nivel y podremos de obtener diferentes habilidades y por consiguiente, aumentar nuestro status como guerrero.

Primos –Hermanos

A simple vista, las similitudes son tangibles. Desde el diseño de personajes, motor gráfico y estilo de banda sonora, todo nos retrotrae a Octopath Traveler. Ojo, no digo que esto sea malo.

Encontramos un diseño del tipo pixel art, como el de nuestra entrañable SNES (2D), pero con una impronta gráfica que nos da una sensación tridimensional y en alta definición. Colores cálidos, amarronados y pasteles embeben a la entrega en un formato plano bidimensional, efectos de cámara con cortas profundidades de campo y gran atención al detalle a los efectos de iluminación.

Su apartado musical es sublime y muy bien ambientado. Oímos una buena calidad que denotan musicalizaciones grabadas con orquestas en vivo y con un tinte de época, lo cual suma a la inmersión durante la aventura.

Triangle Strategy

  • Historia10
  • Jugabilidad9
  • Innovación9
  • Gráficos9
  • Música y Sonido9
  • 9.2

    Score

    Square Enix hoy decidió apostar hacia otro lado, hacia la narrativa. Estamos acostumbrados a RPGs en donde encontremos secuencias y dinámicas de combate que sobresalgan por todo lo demás, en donde las compañías alardean de sus nuevas ideas y, porque no, de sus potentes motores gráficos. En esta oportunidad lo que se desarrolla en profundidad es la historia y sus diferentes tintes. Triangle Stratety no tiene ningún tapujo de plantearte 20 minutos de cinemática si así lo precisa la historia. La entrega nos ofrece un paradigma moral en donde el protagonista serán nuestras decisiones, y por consiguiente, definirán nuestra personalidad a la hora de accionar en todo momento, no solo en los momentos importante. Todo dialogo es importante y forjara nuestro camino a seguir.
User Rating: 0 ( 0Votes )


Mi primer juego fue el Commander Keen, con eso ya saben mi edad. Entrenador Pokémon, y si me queda tiempo, trabajo un poco. Friends y Daft Punk en loop como modo de vida.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: