Dolmen PS5 Review: En el espacio nadie te escuchará gritar

883

No hace falta ni decir que durante estos últimos años estamos recibiendo una catarata de  Soulslike, decenas y decenas de juegos que tratan de copiar, con más o menos éxito, la fórmula que hizo tan especiales y populares a los juegos de FromSoftware.

De hecho, este mismo mes ya me tocó a analizar dos (pueden leer acá mí review de SALT & SACRIFICE), y ambos coinciden en una característica: tratar de dar una vuelta de tuerca al género agregando variables jugables novedosas. Pero a veces, y como sucedió con el título anterior, es arriesgado salirse de la zona de confort.

DOLMEN se encuentra disponible para Playstation 4, Playstation 5, Xbox One, Xbox Series y PC.

SI DEAD SPACE Y DARK SOULS TUVIESEN UN HIJO

Cómo todo buen Souls que se precie, la historia es bastante críptica y se nos va revelando de a poquito, casi en cuentagotas, a medida que vamos jugando. Lo único que sabemos de entrada es que somos un soldado parte de una Fuerza Especial que fue enviada al planeta Revion Prime a buscar Dolmen (de ahí el nombre del juego), una especie de cristal misterioso que tiene la particularidad de poder abrir grietas entre las diferentes realidades y universos. En este planeta vivía una raza conocida como los Vahani, que fueron liquidados a manos de otras civilizaciones que deseaban apoderarse del conocimiento y los recursos de ellos en cuanto a la manipulación del espacio-tiempo. Antes de ser exterminados, los Vahani lograron ocultar todos sus estudios, pero la apertura de grietas dimensionales a causa de esta guerra llenó el planeta de bestias y monstruos de otros universos. Nuestra misión, si decidimos aceptarla, es descender en Revion Prime y ocuparnos de recuperar todo el material y las investigaciones que podamos, y de paso descubrir que pasó realmente con los Vahani.

DONDE PONGO EL OJO PONGO LA BALA

Ya a ésta altura deben estar cansados de que les explique el planteo general de un Soulslike, al que DOLMEN de entrada no escapa ni un poquito. Comenzamos eligiendo nuestro personaje de entre una variedad de clases, que determinarán su equipo inicial, nivel y estadísticas. Pero a no preocuparse demasiado, porque luego el mismo sistema de levelling nos permite ir moldeando a nuestro guerrero a gusto de cada uno y todos pueden usar todas las armas y armaduras. Acá no hay edición de características físicas más allá de elegir su sexo, nombre y el color de la armadura. Una vez terminado este sencillo primer paso, nos embarcamos en la aventura, que como ya nos imaginamos correctamente, está plagado de enemigos muy difíciles que pueden bajar nuestra vida en segundos si no estamos lo suficientemente atentos.

Hasta acá nada de lo que mencioné representa una novedad, cualquiera que haya jugado a este tipo de juegos anteriormente va a encontrar la mayoría de los elementos que ya vió cientos de veces, así que mejor concentremonos en las cosas que separan a DOLMEN del resto de títulos similares que pululan por el mercado. En primer lugar, la ambientación es espacial, en un planeta desconocido y peligroso, así que ese toque de ciencia ficción da la posibilidad de que nuestro personaje porte armaduras súper tecnológicas dignas de DEAD SPACE o de algún anime tipo ROBOTECH. Las armas también tienen su toque futurista, y por supuesto los escenarios y enemigos están sacados de la galería de películas como ALIEN o el juego del ingeniero Isacc Clarke que mencioné anteriormente.

Además, en DOLMEN se le da muchísima importancia a las armas de fuego. El ataque a distancia como concepto en un Souls ya lo vimos anteriormente, y aplicado como mecánica principal en juegos como REMNANT FROM THE ASHES, aunque aquí su uso y el daño que hacen está más cerca de ser una herramienta de support como en BLOODBORNE y no tanto nuestra opción más fuerte de ataque.

El título también maneja dos sistemas de “stamina”. En la parte superior izquierdo de la pantalla podemos observar que además de nuestra barra de vida, en rojo, también tenemos una barra verde y una azul abajo. La barra verde representa nuestro aguante, es decir, dicha barra se va vaciando a medida que realicemos cualquier acción física, como golpear a un enemigo, esquivar un ataque o correr. La barra azul equivale a nuestra energía. Dicha barra sirve para recargar nuestra vida y usar las armas de fuego. Dichas armas tienen dos modos de disparo, uno más débil que consume barra azul a medida que se usa pero que permite que la misma se recargue con el tiempo, y un ataque más devastador, que hace muchísimo más daño pero directamente borra una parte de la barra de energía, que no puede recuperarse hasta que consumamos una batería o descansemos en una baliza, las “hogueras” del juego. Estás balizas nos permiten transportarnos a otros puntos del mapeado dónde también hayamos activado balizas, o a nuestra nave espacial, donde podemos subir de nivel nuestro personaje, y crear y mejorar armas y armaduras utilizando los recursos que vamos encontrando en el mapeado o que sueltan los enemigos al morir. Una novedad en este aspecto es que todo el equipo creado se le puede agregar “boosters” a elección al momento de su fabricación, que nos permite elevar las características de cada uno que más nos convengan.

Además, hay tres tipos de equipo diferente siempre para fabricar, cada uno correspondiente a una raza diferente, y mientras más equipo tengamos fabricado de una raza más habilidades desbloquearemos en un árbol de habilidades correspondiente a esa misma raza. De todas formas, también podemos combinar nuestro equipo como más nos guste, utilizando, por ejemplo, un casco de una especie y una cobertura de pecho de otra, y así.

El recorrido por Revion Prime, si bien ya se imaginarán que es bastante dificultoso y por momentos frustrante, también es bastante lineal. A diferencia de otros títulos muchísimo más complejos que salieron este año, como ELDEN RING, en DOLMEN los ambientes son mucho más cerrados y “pasilleros”. El camino por cada zona es bastante evidente y no hay posibilidades de perderse. Cada cierto tiempo nos encontraremos con algún imponente jefe medio que nos cortará el paso, hasta llegar a un súper jefe mucho más complicado que representa la batalla final de cada acto. Algo interesante es que mediante un dispositivo que se encuentra fuera de la sala de cada Boss Battle y también en la nave podemos repetir cualquier batalla con los jefes que ya hayamos derrotado pagando una suma en fragmentos de Dolmen, cristal que se puede farmear de los enemigos menores. Además de obtener muchos Nanites (el ítem que se utiliza para subir de nivel en el juego) también conseguiremos los materiales necesarios para fabricar las armas de esos jefes, las más fuertes del juego, si tenemos la paciencia y habilidad para derrotarlos varias veces.

ECHALE UN POCO DE W40

Antes de comenzar a analizar la parte técnica del título, cabe destacar que DOLMEN fue desarrollado por Massive Work Studio, un pequeño estudio independiente ubicado en Sudamérica, más precisamente en la ciudad de Natal, en Brasil. Teniendo en cuenta la diferencia de presupuesto con otros títulos del género, vale decir que el trabajo realizado es, cuanto menos, decente. Gráficamente el juego nos regala diseños de armaduras, armas y jefes que se ven bastante interesantes. Muchos de los diseños nos remiten a otros juegos, películas o series de ciencia ficción espacial-futurista, así que más de una vez vamos a mirar un traje y decir “ah, la inspiración de esto lo sacaron de tal lado”. Las ambientaciones de Revion Prime también están bastante cuidadas, con grandes estructuras que representan laboratorios o fábricas dónde la frialdad del metal se ve interrumpida por la vegetación autóctona que se apoderó de los lugares abandonados. De un momento a otro, estas zonas se abren a lugares amplios dónde nos movemos por llanuras áridas o cuevas llenas de gigantescos huevos de araña, por poner un ejemplo.

Al mismo tiempo, en todo momento vamos a encontrar en nuestro camino cadáveres mutilados, torturados, ahorcados, para recordarnos que estamos en el lugar donde una guerra interdimensional provocó el exterminio de una raza. El problema viene justamente cuando todo esté lindo cuadrito se mueve. Los movimientos de todo, incluyendo nuestro personaje y los enemigos, es totalmente rígido y tosco. A veces parece incluso que faltan cuadros de animación entre movimientos, como cuando nuestro personaje hace un ataque con salto. Los hitboxes no están calibrados correctamente, por lo que varias veces vamos a ocasionar o recibir daño en lugares donde eso no debería haber pasado, y también vamos a no conectar golpes que juramos que pasaron a través del enemigo. Algunas animaciones tienen realmente muy poco trabajo, como por ejemplo la muerte de un enemigo llamado Zimodonte, que una vez que lo derrotamos su cuerpo se pone en la misma posición que parado pero de costado.

El problema más grave es que el juego tiene un glitch bastante feo y molesto, que le está pasando a todo el mundo: nuestro personaje puede desaparecer y el juego entrar en una especie de modo en primera persona que no puede sacar, y en el cual ya no vemos nuestras armas ni posición en la pantalla, lo que hace que jugar se vuelva imposible. Me pasó todo el tiempo que quise rejugar algún Boss (cosa necesaria para sacar trofeos y fabricar armas) y hasta el momento de ésta Review no se ha solucionado.

En cuanto al sonido, las actuaciones de voz están bastante bien realizadas y los efectos de sonido también cumplen su misión de manera más que correcta. La música brilla por su ausencia pero bueno, debe ser para “más inmersión”.

SOLO PARA FANS ENFERMIZOS DEL GÉNERO

A ver, es verdad que hay gente que no se cansa de jugar un Souls tras otro, y ahí me incluyo yo también. También es verdad que no es tan fácil copiar la fórmula y que los resultados son muy dispares. ¿Me entretuvo jugar DOLMEN? Si, pero no puedo negar que tiene mil desaciertos de pequeños a enormes. Hay cosas que un parche no puede arreglar (como el motor rústico en general del juego), pero hay cositas que si, y que me parecen muy importantes para que el juego sea un poco bastante más piola. Además del horrible glitch rompe juego que mencioné antes, un par de ajustes en el managenent de stamina o una reducción en el horriblemente largo tiempo que nos toma recargar una batería (necesario para LUEGO poder recargar la vida y disparar, imagínense todo eso en medio de un combate, estamos muertos cinco veces antes de tocar el suelo) , son detalles que con un poco de balanceo van a elevar la nota general del juego.

Hoy por hoy es un título que “zafa”, que no inventa nada pero que tiene suficientes elementos para que los fans le demos aunque sea un par de pasadas.

Dolmen

  • Historia7
  • Jugabilidad6
  • Innovación5
  • Gráficos6
  • Música y Sonido6
  • 6.0

    Score

    DOLMEN nos planteó una premisa atractiva de entrada: un Souls en el espacio y con armas de fuego también. Lamentablemente, se queda a mitad de camino en lo que propone, puede resultar interesante para aquellos jugadores que no se cansan nunca del género, pero sus múltiples fallos grandes y pequeños nos dejan con la sensación de que esto daba para mucho más.
User Rating: 4.7 ( 1Votes )


Gamer furioso desde el lanzamiento de la Atari 2600, hace mucho (mucho) tiempo. Orgulloso padre de dos hijas que siguen mis pasos. No quiero morir sin ver el final de Berserk, Shenmue y la vuelta de la revista Action Games.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: